jueves, 18 de mayo de 2017

Psycho-Pass



Psycho-Pass
Psycho-Pass (サイコパス?) es un anime, seinen, adaptado por la cadena televisiva Fuji TV entre 2012 y 2013 a partir de la adaptación del manga realizado por Midori Gotou en el guión y Natsuo Sai en el dibujo. En líneas generales, es un anime que me he aventurado a ver a través de la plataforma de Netflix y pese a sus problemas considero que se trata de una de esas pequeñas joyas que deberían verse si buscamos una buena serie basada en una sociedad distópica donde los planteamientos filosóficos y morales sobre el límite de la tecnología en el control social nos ofrecen un planteamiento de reflexión y debate interno cada vez más enlazado con la problemática y la problemática actual.



En primer lugar destacar el diseño de los personajes estilizado y típicamente japonés en cuanto a la estética, y estos se hallan insertos en un ambiente realista y futurista muy cercano a lo que ofrecería una temática de la ciencia ficción. Se trata de un dibujo limpio, agradable a la vista, digitalizado y en ocasiones extremadamente efectivo que nos permite vislumbrar la psicosis de los personajes.

En cuanto a los personajes nos encontramos con personalidades bien definidas de acuerdo a un trasfondo establecido que resulta lógico en lo referente a sus modos de actuación, y que nos facilita entrar en conexión con el pensamiento del propio personaje para llegar a comprender sus motivaciones y perspectivas de vida. En este caso el rol protagonista corresponde a Akane Tsunemori una joven inspectora con ideales de vida diferentes a las normas y pautas de actuación convencionales y con una concepción atípica y fiel a la justicia del ser humano que le hará comprender las perspectivas de sus subordinados y establecer una relación especial con Tomokazu quién tiene unos criterios de actuación opuestos y muy radicales en la resolución de los conflictos pero cuya mente es ampliamente estadística y puede analizar cualquier objetivo con una gran crudeza interpretativa. Por último, reseñar al antagonista Shogo Mikishima quien persigue un ideal maquiavélico de destrozar con la automatización social impuesta por la tecnología, resulta frío y dispone de la capacidad de ofrecer una gran reflexión intelectual y autocontrol que le permite eludir cualquier tipo de sistema de seguridad.

En cuanto a la trama mencionar que dispone de un trasfondo policiaco poco convencional pues se desarrolla preferentemente como sátira a la sociedad y plantea situaciones cruentas en las que el cuestionamiento moral y el horizonte tecnológico plantean situaciones tan reales como peligrosas. Generalmente la población se encuentra sometida a escáneres psicosomáticos y por tanto controlada y esclavizada por una tecnología donde cualquier divergencia de comportamiento puede suponer ser apartado de la sociedad e incluso conllevar la ejecución del individuo por medio de los ejecutores.
La banda sonora acompaña con sonidos ambientales y temas orientados a dar énfasis a la acción o las situaciones de psicosis que se presentan a lo largo del discurrir de los episodios.



A grandes rasgos, nos encontramos con un seinen interesante que ofrece entretenimiento, una trama interesante y cuestionamientos que permitirán al espectador plantear sus propias conclusiones.


No hay comentarios:

Publicar un comentario