martes, 2 de mayo de 2017

Literatura fantástica para principiantes: Los ojos del dragón



Los ojos del dragón

Stephen King es ese escritor americano y polifacético que llena nuestra vida literaria de centenares de obras tan densas como dispares en cuanto a la calidad de su contenido. Generalmente destaca por su saga de la Torre Oscura, la cual aún tengo pendiente, y por novelas como la que atañe a este análisis: “Los ojos del dragón”.

La edición que yo he leído es la siguiente:

Encuadernación
ISBN
Precio
Editorial
Nº Páginas
Tapa blanda
9788497930192
10’95€
DEBOLSILLO
395

La realidad es que empecé mis primeros pinitos con este autor leyendo obras como La Cúpula, Carrie o IT, muchas de las cuales han sido llevadas y adaptadas al cine -destacando principalmente la adaptación de ‘El Resplandor’- y sentí curiosidad por ver que podría hacer este autor si enfocara su intelecto para producir un libro de corte fantástico. Así que busqué entre mis librerías de preferencia y finalmente me hice con una copia de tamaño bolsillo. Indagando por el mundo de la blogosfera y algunas webs y descubrí que esta anomalía en la carrera literaria del escritor se debió a una promesa efectuada con su hija. Ahora dejándonos de anécdotas, ¿qué me parece este libro? Realmente me parece un buen trabajo literario, pese a que no termine de acostumbrarme a la formulación que escoge para los capítulos, pues aporta amplias novedades bajo un trasfondo de personajes que quizá puedan parecer estereotipados.

Bien, vayamos por partes. El libro presenta un recurso narrativo orientado a la narración como si de un cuento de corte clásico se tratara. El autor por medio de la figura del cronista interviene no solo en la narración de los acontecimientos, sino que de una forma u otra nos explica el porqué del discurrir de ciertos hechos, describe el mundo y el modo en el que lo perciben los personajes y es capaz de ofrecernos pequeños cabos sueltos que dan cierta sensación de intriga sobre el devenir de lo que está por pasar. En este aspecto, es increíble como mediante un aspecto de fábula nos transmite su voz proponiendo algo arriesgado y realmente escaso en el género fantástico.

Por otra parte, están los personajes y la trama. Lejos de lo que pudiera parecer una trama de aventuras nos encontramos ante un cierto halo de misterio en torno a sus personajes y a un atroz acontecimiento que cambia el idilio de unos para volverlo un tormento a la sombra de un antagonista, plano pero esencial, que ejemplifica la maldad en su estado más puro. Es por ello que, pese a tener personajes planos estos cumplen tan bien su estereotipo dentro de la trama, llegando en algunos compases a sorprender, que su lectura se vuelve un deleite tanto para niños como para cualquier adulto que se atreva a adentrarse entre los entresijos de sus páginas.

La lectura es rápida, sencilla, con abundantes términos descriptivos y de fácil asimilación, y una estructura orientada al desarrollo de los personajes y la comprensión de sus acciones para dar luz en el escenario a los actos que desarrollan como si fuese una obra de teatro. Es un libro perfecto para aquellos que busquen un estilo de literatura fantástica más ligera o pretendan iniciarse en este género.




No hay comentarios:

Publicar un comentario