domingo, 18 de septiembre de 2016

Lo opuesto de lo opuesto



Lo opuesto de lo opuesto

Extraño dilema en el que me hallo,
Tú que siempre disponías de claridad en tus pensamientos,
¿Por qué es tan evidente el fallo?
Si el orden del cosmos rige todos mis cimientos.
¿Qué ocurre cuando lo blanco se torna oscuro?
En mi interior bulle dilema y controversia
Antes mis pensamientos eran de un blanco tan puro,
Y ahora temo perder el rumbo de la vía.
¡Lo reconozco! Esto no es el mundo al revés,
Tampoco algo que logre emanar de mi imaginación,
Ni siquiera el tiempo logra prever,
Los entresijos perdidos entre lo incomprendido.
En la noche brillan las especulaciones,
Y mi fluidez deja de tener sentido,
Pues ante el dilema de tales ocupaciones,
Comprendo lo que fue prometido.
Las ideas son páramos de virtudes,
Cuya influencia es relativa,
Su expresión solo cumple,
Y su defensa es precavida.
¿Qué busca quién no sabe encontrar?
¿Tal vez lo opuesto de lo opuesto?
Todo en una realidad que fenoménicamente roza,
Una deriva que te torna en preso.
Defensas áureas de templanzas,
Enfrentadas por meros supuestos,
Relativos, sugestivos y con chanzas,
De intereses para nada apuestos.
Lo opuesto a veces es lo apuesto,
En un mundo de incoherencias reiterativas,
De vaivenes dialécticos y retóricas lascivas,
La contrariedad se hace perceptiva.
La renuncia a la hipocresía idealizada,
Te ata a un universo de fuertes contrastes,
En los que la memoria sigue izada,
Para que lo innecesario vaya al traste.
En mis pensamientos difumino realidades,
Amplios mundos bicéfalos de perogrullo,
Donde la pluralidad responde a múltiples cualidades,
Y comienzas a percibir el orgullo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario