sábado, 19 de septiembre de 2015

The Office - BBC

The Office –BBC

Un seguramente que frío diciembre de 2003 terminó lo que para muchos –entre los que me incluyo- es la serie más terriblemente divertida de la BBC, un toque de humor británico que endulzó nuestras miras hacia personajes tan extravagantes como humanos dónde lo usual quedaba relegado a una faceta cómica despampanante, brillante y sensacional. The Office ofrece diversión en cada capítulo de sus dos temporadas hasta el punto de creer estar ejerciendo un ejercicio de risoterapia en las más de 6 horas de contenido, y no es para menos cuando encuentras unas actuaciones tan creíbles como acertadas –en especial con David Brent y Martin Freeman (a quién muchos conocerán con el nombre de Bilbo Bolsón o Sr Watson).

La serie fue creada, escrita y dirigida por Rickey Gervais y Stephen Merchant, y su argumento se ciñe en narrar las cotidianas, emocionantes y para nada normales psicosis vidas de los empleados de la oficina Slough, la sucursal en Berkshire de la empresa Wernham Hogg Paper Company mediante un método de grabaciones en las que cobran vida las peripecias de David Brent para amenizar los sarcásticos asuntos cotidianos mientras lidian por mantener la oficina a flote. ¿Dónde radica lo diferente? En el capital humano. Alejado de los planteamientos del sr Hank Reader (protagonista de la Rebelión de Atlas de Ayn Rand) aquí el empresario se puede encumbrar como una especie de héroe que se enfrenta al colectivismo impuesto –una especie de vuelta de tuerca a las hipótesis de Rand- dónde valora más el hecho del capital humano como elemento dinamizador del negocio en el cuál concede a cada uno de sus empleados un valor humanitario y una dignidad como personas que prevalece sobre la búsqueda del perpetuo incremento de los beneficios. Es costumbre en la BBC –como en el caso de Una vacante inesperada inspirada en la novela de J.K. Rowling- desarrollar un fuerte vínculo del espectador con el personaje en el cuál la historia transcurre a partir de sus acciones y vivencias logrando recrear un contexto inigualable, que unido a los toques de sarcasmo y humor que posee gracias a la mano de un guión y actuación bien enlazado obtenemos lo que podría considerar una obra maestra.

¿Qué es The office BBC? Nada menos que el genio de lo mundano, una oda a la humanidad del trabajador, al humor auténtico ese humor que no es forzado y cuya sonrisa sale de lo más profundo del alma. Su estilo de falso documental le concede un rasgo distintivo y a la vez curioso, frente a los hechos mundanos se logra profundizar en la psicología de los personajes comprender sus aspiraciones, frustraciones, cambios e incluso su evolución llegando a conferir que aquello se trata más bien de una familia que de una oficina. Pese a la extravagancia de algunas situaciones todo queda enmarcado dentro de lo creíble en el cuál el guion se integra en una especie de todo dónde cualquier detalle por sutil que aparente ser constituye una salida inesperada para la resolución de las situaciones que se plantean.


La oficina constituye un escenario y pilar clave para el éxito de la serie, siendo lo más común e inapreciable se conforma como un ente vivo que interactúa con los personajes, los mima y les hace sentir un estado de pertenencia, una motivación para creer que aquello que realizan por mundano que pueda parecer está destinado a una gran causa, constituye un escenario divertido, y sin duda el buen humor que en ella se desprende te hace querer pasar de ser espectador para formar parte de ella, hace que cualquier puesto de trabajo se convierta en un mundo maravilloso y feliz del que te gustaría tomar parte.

En general es una comedia de múltiples matices para unos divertida, para otros puede representar un paseo en el recuerdo, para otros una etapa de la vida y para otros una fábula del buen hacer sin embargo lo que no cabe duda es que los chicos de la oficina de Wernam Hogg se merecen una visita con tal de concederte unos minutos de risas y tranquilidad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario