martes, 22 de septiembre de 2015

La rebelión de Atlas

La Rebelión de Atlas

Una semana he tardado en leerme el mastodóntico volumen o quizá novela de la filósofa y objetivista Ayn Rand. Ya dediqué una entrada a hablar del objetivismo por lo que mi crítica será breve y centrada en la novela.

En primer lugar destacar su estilo narrativo a modo de panfleto divulgativo en el que los personajes son descritos desde un punto de vista omnisciente en el que la autora centra su atención durante páginas y páginas en abordar como afrontan sus preocupaciones, como aplican su pensamiento frente a la cotidianidad y como divagan en un tono despectivo o no sobre la realidad social y capitalista imperante. La acción discurre para hacer más amena la velada mediante diálogos rápidos, cortos y concisos que logran perfilar las características y el perfil de cada uno de sus personajes. Se trata de una lectura densa, repetitiva en cuánto a que la autora repite de forma constante sus opiniones y las reitera en párrafos que a fin de cuentas vienen a decir lo mismo y cuya omisión hubiese hecho de la novela una lectura mucho más amena. El final es abrupto, conformado en forma de panfleto de adoctrinamiento y utópico.

El argumento se centra en Dagny Taggart vicepresidenta de operaciones de la fundación Taggart encargada de llevar a flote una de las principales empresas ferroviarias, y que dispondrá todo lo que objetivamente esté en sus manos y sus principios para mantenerla a flote pese a las imposiciones del capitalismo estatal. El auténtico protagonista es Atlas personificado en la figura de John Galt quién promoverá una rebelión a favor de la vida, la inteligencia y el egoísmo como fuente de progreso humano –claro está, desde el punto de vista de la autora-, pero… ¿Quién es John Galt? Lean la novela.

Hay una serie de hechos que Ayn Rand plantea en la novela:

-       Propone un capitalismo totalmente liberado capaz de generar riqueza a través del esfuerzo del hombre, desmantelando la estructura estatal que resulta impositiva y ajena a los principios de la vida. Anarcocapitalismo.

-       Establece la predominancia de lo objetivo frente al razonamiento. ¿De qué sirve revolucionar la ciencia si los únicos beneficiados serán la casta de parásitos que conforman las estructuras estatales?

-       Propone la eliminación de la casta parasita estatal conocida como funcionariado o hombres que dejaron de vivir al venderse.

-       Se opone a cualquier tipo de religión que al igual que el Estado amancebe al hombre proponiendo la existencia de paraísos que objetivamente no son más que símbolos de la decadencia humana.

-       La caridad es solo un medio para acrecentar la mediocridad del hombre.

Se trata de un pensamiento egoísta que plantea una revolución del poder para el poder. Es decir, el poder pasaría de ser ejercido por el Estado a ser ejercido y representado por el dinero. Este hecho destruye las virtudes del capitalismo como el sistema de progreso social o el bienestar social para convertir cualquier recurso en un mero medio para lograr el dinero sea cual sea el medio, y como dice la autora parafraseando a Maquiavelo: “El fin justifica los medios”.


 Es una lectura que recomiendo leer, siguiendo un criterio de análisis exhaustivo para no caer en los grandes errores que propugna. 


1 comentario:

  1. La entrada me ha animado a plantearme leer la novela. Me parece interesante tener una visión de lo que sería el liberalismo en su máxima expresión.

    ResponderEliminar