sábado, 15 de agosto de 2015

Alien

Alien

Quizá el Poseidón XIV no era la nave más espectacular de Odisea 2000 y más considerando los prototipos anteriores, pero para un saturnino como Fred era lo más cercano que tenía a regresar a aquello que llamaba hogar. Debo aclarar que los saturninos no difieren mucho de los humas o seres humanos, genéticamente hablando tienen una anatomía similar con la excepción de disponer de toda una serie de ventosas en el cuerpo que les facilita adaptarse a cualquier tipo de atmósfera y la presión que de ella se ejerce. Criado por humas como si de una especie en cautividad se tratase tenía una inteligencia superior al promedio de su especie y un fuerte deseo de conocimiento con objeto de conocer a los de su especie, y gracias a Poseidón XIV podría lograrlo.

No era una nave para nada espectacular. La torre aunque larga era estrecha y tan solo había espacio para unas dos personas. La sala de control no dispondría más que del equipo energético necesario con objeto de prorrogar el viaje hasta una década, y como única arma defensiva disponía de un droide versión GKP09 cuya única opción era la evasión. Tomó la compuerta y se dispuso a abandonar Odisea 2000. Tras la apertura de los controles el Prometeus dejó abierto el acceso hiperespacial. Tras alcanzar la velocidad de la luz el viaje se tornó complacientemente aburrido, resultaba como leer un verso demasiado extendido sin ritmo y rima, solo por placer. Tras ahorrar recursos energéticos la torre de control viró el rumbo ante las alteraciones electromagnéticas dispersándose por el espacio hasta colisionar con una especie de plataforma de titanio monumental y abandonado.

Fred tomó la válvula de emergencia y puso pie sobre la plataforma forzando su acceso mediante cargas nitrogenadas. Al acceder todo permanecía tan oscuro y silenciado que daba una ligera sensación de claustrofobia, el acceso a la cámara médica estaba sellado por lo que tomó un pulsor de megatones y avanzó lentamente hasta una especie de cámara sellada mediante andamiaje. La cúpula estaba sellada y en el suelo había restos de una especie de fluido verde y viscoso. Un ligero estruendo perturbó el silencio, progresivamente se iba decantando por un temblor hasta que finalmente la cámara se abrió y nuevamente el silencio se hizo.

 El acceso a la cámara de seguridad se acababa de abrir lo cual supondría disponer de un núcleo de reparación para la nave. Fred era incapaz de percibir el peligro que se presentaba como inminente, tomó el acceso y logró llegar hasta la sala de cámaras en las que se disponían toda una serie de hologramas. Uno de ellos logró funcionar tras unas ligeras sacudidas reveló una cámara de saturninos investigadores siendo masacrados por una especie de lagartos genéticamente alterados. Parecían proceder de un embrión huma desarrollado como arma biológica. El archivo de voz de uno de ellos hablaba un dialecto huma en el que explicaba como los humas habían realizado la alteración genética de sus congéneres hasta convertirlos en aquellos horribles seres. El silencio volvió a extinguirse y una especie de monstruo se plasmó frente a Fred. Disponía de una apariencia genética bípeda, con una boca que deshacía la cara hasta sacar una especie de gusano dentado, se alzó y olfateó a Fred. El olor era similar para aquella bestia por lo que abandonó la sala.

Desde la cámara de seguridad abrió la cámara médica y cargó tras de sí una serie de núcleos energéticos. Al llegar encontró una cámara criogénica con decenas de sus congéneres transformados. Apagó la cámara y los hizo despertar. Sobre la repisa agarró un frasco y se lo inyectó tal y como habían hecho los humas en el video. El cuerpo comenzó a provocarle convulsiones hasta caer muerto. En ese estado su cuerpo comenzó a adquirir una serie de transformaciones hasta renacer como uno de aquellos monstruos conocidos por los humas como Alien. Su sangre era fría lo que le impulsaba a adoptar una sensación homicida, tenía la necesidad de despedazar y alimentarse. A la vez que sus funciones vitales se incrementaban perdía el control sobre la capacidad de raciocinio. Algo era diferente en él, era más grande, más violento y más fuerte que el resto de sus congéneres. Pese a pasar a conformarse como un Alien definitivo disponía de la capacidad de organizarlos. Decenas de aliens comenzaron a organizarse y a convertir aquella plataforma en un motor de propulsión para el Poseidón XIV.


Una vez terminado la nave tomó rumbo hacia Poseidón 2000 la patria de los humas espaciales. Al llegar la fuerza galáctica desplegó sus naves, siendo estas vapuleadas. Válvula a válvula los aliens caían sobre la colonia de humas arrasando con todo. Las armas no eran lo suficientemente fuertes para traspasar la piel de aquellos seres por lo que los humas decidieron autodestruir la colonia y dispersarse por el espacio, dejando como testigo un archivo genético en un planeta cercano a la base marciana dónde el ser humano comenzaría desde cero. El resto de humas inició una cruenta guerra contra los aliens hasta que todos salvo el antiguo Fred fueron aniquilados. Los humas supervivientes abandonaron Andromeda y Alien quedó preso en el Poseidón XIV que haría la función de cárcel permanente en el hiperespacio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario