domingo, 5 de octubre de 2014

Doppelgänger

Microhistorias I: Doppelgänger

En las cercanías del viejo bosque del álamo verde Terry corría con los brazos extendidos en aspa. Le emocionaba sentir el placer de acariciar el viento, el roce de las hojas, el olor de la tierra y el tacto invisible de la naturaleza. Era su lugar en el mundo. Aquel sitio en el que su imaginación alcanzaba aquellas parcelas que los adultos le obligaban a ceder. Al llegar a la mitad del sendero el zócalo de piedra se abría ante un camino de tierra abierta por dos grandes surcos. El verdor daba paso a una exuberante vegetación desnuda y amarilla en su contorno. El silencio mecía cada uno de sus pasos temerosos de avanzar. Uno a uno el contorno de sus sentidos parecía difuminarse hacia un portal irreal. Un ondulado añil dibujaba una atmósfera que parecía soñada. Sentía temor por abrir los ojos y que aquella belleza resultara ser producto de un sueño caduco. 

Decidió no dar un paso más. Plantado en mitad de la nada, miraba hacia atrás y sus recuerdos afloraban como barcos de papel que navegan en el cauce del río hasta ser absorbidos por la corriente y formar parte de ella. Alzó los brazos y entre la abruma tomó el camino hacia los desconocido. La tierra volvía a ser frondosa. Enormes chopos le daban cobijo hasta una especie de cúpula vegetal en cuyo centro se hallaba un espejo. Terry se veía reflejado. Un extraño sentido de percepción le hizo palpitar. Aquél no era él. Al otro lado del espejo había otro mundo. Un mundo movido por constantes que atraen a los polos opuestos. Un mundo en el que la inercia y su magnetismo arrastraban a cada una de sus variables hasta conformar la unión. Terry forzó llegar a través de él hasta verse sumido por la angustia de lo desconocido. Tiró rápidamente, y cayó junto al espejo.

Los restos del espejo quedaron esparcidos. Una mano atravesó uno de ellos. Le realizó señas para que la estrechazara. Terry se incorporó y tomó la mano fantasmal del ente del espejo. Con fuerza se trasladó cerca de Terry. Era como la metamorfosis de una mariposa, un cúmulo de energía cercano a Terry y a la vez tan lejano. Era su Doppelgänger. Tras hiladas de asombro se desvaneció y volvió a quedar presa del mundo del espejo.







No hay comentarios:

Publicar un comentario