lunes, 22 de septiembre de 2014

Tokyo Ghouls

Tokyo Ghouls
Tokyo Ghouls (东京 - トーキョー グール-) ha sido una de las últimas sensaciones del género seinen en este 2015, género que a título personal es el que más diversión me ofrece en cuanto a temática e imaginario con una libertad que va más allá de otros género del anime. Es un anime trabajado que no incluye una innovación abismal pero si una magistral puesta en escena  que deja por minorizado algunos clichés que en otras circunstancias lo hubieran lastrado.

Este anime dispone de una tendencia gore dentro de un transfondo que cambia el estadio del ser humano de depredador supremo a presa. En un mundo dónde el ser humano actualmente ha doblegado a la naturaleza para su provecho en este universo existen los ghouls seres en apariencia humana pero los cuáles solo pueden subsistir mediante la carne humana. En este aspecto trasvasa el tabú del canibalismo para colocar al ser humano en una posición bastante desfavorable frente a sus adversarios ghouls.
En este planteamiento su autor Sui Ishida plantea situaciones cotidianas, un elaborado transfondo de los personajes, y una tremenda psicosis traslada a la mente de un protagonista enclenque que en la mayoría de ocasiones no rinde al nivel de la serie. Al final de la temporada adquiere un matiz más maduro y acorde con su naturaleza, por lo que es una espina que espero que continúen mejorando en próximas temporadas. Todo a esto a expensas de no haber leído aún el manga, y ciñéndome completamente en lo visto en el anime.
Con una trama para esta primera temporada algo suave para lo que puede ofrecer este imaginario, no entraré en spoiler. Se tratan de 12 episodios los cuáles la intensidad varía a un intervalo de dos.

La animación sin ser un portento cumple adecuadamente para lo que ofrece, y el diseño artístico dentro de los clichés del género se siente inspirado. Una ost acorde pero sin destacar, y un detalle bastante conseguido.


En síntesis, Tokyo Ghouls es una alternativa para los amantes del seinen que ofrecerá una pausada diversión y complejidad. 8/10.

No hay comentarios:

Publicar un comentario