domingo, 28 de septiembre de 2014

Teatro

Teatro

Un telón para un mundo sin fin,
Dónde el fruto es comienzo,
Dónde la vida obvia el fin,
Dónde hay lienzos con remiendo.

Existe un lugar de escenas coreografiadas,
De rituales extenuadamente improvisados.
Sin reproches en tinieblas acechadas,
Sin pensamientos abortados.

Una escena inmensamente satirizada,
Asentada sobre mundanal cotidianidad.
Versada, y en palabras plasmada,
Como alegoría en adversidad.

Un sentido eco retumbando,
En sentimiento de emoción.
Un porte alumbrado,
Con aplausos en adicción.

El gran poema distante,
Que en afinada orquesta,
El actor ata,
Y la actriz interpreta.

La representación de un mundo sin fin,
Una realidad dirimida en armonía,
Que a nosotros es afín,
Y hasta nuestro corazón ablandaría.




No hay comentarios:

Publicar un comentario