martes, 22 de abril de 2014

Love Hina

Love Hina

Hacía tiempo que no veía culebrón animado, así que tras varías deliberaciones me decanté por el manganime creado por Ken Akamatsu de la década de los 90’s. Dispone de una temática seinen que le hizo gozar del premio Kodansha en 2001, abarcando en el anime un total de 25 capítulos con sus OVA’s y especiales; además de las tres OVA’s de Love Hina bajo el subnombre de Again que dan un final definido a la historia.



Su trama se centra en Keitaro Urashima, un muchacho algo desafortunado que no desiste de entrar en la Universidad de Tokio (Todai) debido a una promesa con la que se ve forzado a dar lo mejor de sí ante la nueva situación que se le abre con la dirección de una residencia femenina de estudiantes. Y es en este marco cuando, desde un tono desenfadado y cómico, aborda todos los estereotipos del manga habiendo escenas puramente mecha a escenas de “misterio”, e incluso una relevancia especial para el romance. Debe destacarse lo profundamente trabajado que está guión haciendo que muchos animes de moda tomen su estilo como arquetipo. El propio Akamatsu criticó la deriva actual del anime con una relevancia especial por lo incoherente, la predominancia del género neutro o la búsqueda sencilla de resortes de atención. Si bien no entraré en detalles, debo decir en los años 90’s se sabía bien lo que se hacía, fascinación y diversión. Es destacable también el desarrollo de sus personajes, cada uno con personalidades bien marcadas que afrontaran y evolucionaran ante situaciones variopintas.

En tintes generales nos situamos ante una comedia con un final sencillo que aunque resulte previsible es lo que realmente se espera, y cualquier revés de guión como en otros animes que no mencionaré sería innecesario. La historia queda acotada, y bien cerrada.

El diseño de los personajes es destacable siendo de fines de los 90’s, y define bastante bien al protagonista de torpe, y sin carisma; cosa que irá trabajando durante la serie hasta que todas las bellezas de su residencia queden prendadas de él. No tanto la animación que se muestra tosca dado el paso del tiempo, aunque tiene su encanto; eso no ocurre en Love Hina Again.


La banda sonora va ligada a las tendencias jpop del momento, con una traducción y traslación al castellano que pasa sin pena, ni gloria.




En síntesis, recomiendo el anime como comedia divertida de escasa duración. La historia se halla incompleta salvo por las 3 OVA’s de Love Hina Again, y difiere del manga en la mayor parte de las historias y elencos de personajes inventados para el anime. Aun así es divertido como pocos. Es difícil no echarse unas risas con alguien tan torpe como Urashima. Valoración: 7’5/10.


No hay comentarios:

Publicar un comentario