lunes, 17 de marzo de 2014

El Joker del siglo XXI

El Joker del siglo XXI

Se ha hecho numerosas retrospectivas sobre este personaje del universo de DC Comic. En Batman constituye la antítesis del héroe, la personificación del caos. Sin embargo no existe una tipología única para caracterizar este personaje. En su origen representó un bufón con interés por resultar problemático pero dominado por una especie de patetismo innato tal y como lo retratan en la serie de Adam West o en la película de Tim Burton, Batman 1989.

 Con posteridad se labró una figura más profunda del villano de alto coeficiente intelectual capaz de esquivar al mejor detective del mundo, pero con un dilema filosófico sobre su existencia. Se le suele dibujar como un esquizofrénico afanado por la destrucción, y con una relación de amor-odio con Batman. Así es como lo retrata Christopher Nolan en el caballero oscuro, aparece en la serie de videojuegos Arkham de Rockteady o Alan Moore en la broma asesina.

Aquí entroncamos con la figura del difunto Heather, un personaje psicótico convertido en un asesino sin escrúpulos que considera a Batman como un elemento que lo complemente dentro de la afinidad de la persistente lucha entre el orden y el caos, esto lo manifiesta en el momento que declara que la máscara dota a Batman de su verdadera personalidad. Su carácter: la risa. Una sonrisa a la hora de no arrastrar ningún pasado, en contraposición al oscurantismo del recuerdo del pasado de Batman.

Sin embargo todo tiene un origen. Este Joker proviene de los 90’s momento en el que Bob Kane y Frank Miller crean un personaje grotesco y perverso, con una vestimenta desgastada, y una sonrisa formada por cicatrices. Período en el que priman los conflictos psicológicos en detrimento de las virtudes modernistas propias de la década de los 40, y periodo de consolidación de un oscurantismo más realista en la realización de los comic. Esta evolución del patetismo al realismo psicológico deviene en la popularidad del villano en cuestión, sin embargo, ¿cuál sería el perfil psicológico del Joker?

El tema de la locura es recurrente en el modo de percepción del sujeto, sin embargo a veces cuesta dilucidar entre actuaciones realistas y pensamientos demenciales. Tanto su vestimenta como su expresión desencajan de un mundo profundamente canonizado y estructurado, por lo que su actuación se dirime en la diferencia de lo éticamente correcto. Sin embargo es capaz de razonar y no alinearse en base a propósitos, simplemente causa la discordia independientemente del resultado haciendo que la carencia de sentido a su raciocinio lo haga ser un demente incitado persistentemente a ejercer actos de criminalidad.


En síntesis la nueva era ha traído una remodelación del cómic con una profusión en el entramado psicológico. El Joker se ha convertido en un ente atractivo para el lector al ser constituido como una antítesis del orden, un agente del caos. Eso unido a su gran inteligencia, y su peculiar sentido filosófico de la estructura del mundo aderezado con toques de humor negro generan una personalidad única capaz de atraer un trasfondo de demencia irreal en sus adaptaciones fílmicas. La cuestión resulta de la muerte de Heather Ledger, ¿serán capaces las futuras adaptaciones fílmicas de aderezar el patetismo de Tim Burton y continuar la estela marcada por Christopher Nolan? De ser o no ser así, lo que sí es seguro es que el Caballero oscuro constituirá una atemporal obra maestra del siglo XXI. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario