sábado, 14 de diciembre de 2013

Gélido

Gélido

Este invierno me quedaré soñando,
Apremiante a la desnudez del alma.
Pensando en el sinsentido,
Que entre aquellos escritos desgranaba.
Sentimientos gélidos como cuervos,
Como pequeñas bestias que baten vuelo.
Como sombras, y dantescos,
Como el infortunio que se eleva sobre el maltrecho.
Siniestrado el desliz de la pluma al caer,
Y frívola la vacante en papel,
No hallé modo de sentir, de ver,
La merma lucidez del nobel.
Sobre cataratas de gozos,
 Sobre escarpados acantilados.
Solo las más altas cimas,
Brindan protección al ingenuo.
¡Oh, Siniestrados pensamientos!
¿Por qué ha de colapsar una gesta?
No hallé más que gélidos vientos,
La presencia de una naturaleza depuesta.



No hay comentarios:

Publicar un comentario