viernes, 25 de octubre de 2013

El juego de las apariencias



El juego de las apariencias

Últimamente no dejo de darle vueltas a todo. No es ninguna novedad que sea tan curioso, pues hay tantos entresijos que no alcanzo a comprender. Tenía entendido, y creo que es correcto, que la mecánica de la gente al pasear por una gran avenida o una calle sinuosa o cualquier otro lugar era llegar del punto A al punto B, pero en ese trayecto ocurren muchas cosas, y bastante divertidas. Las apariencias son nuestra respuesta a un medio hostil, aunque muchas las realicemos de forma inconsciente.  Andar, es una propiedad motora. Muchos habréis oído hablar del cuento de la liebre y la tortuga, pero ¿cuál es la verdadera moraleja de esa historia? En un mundo de horarios tan restringidos, nuestras pautas son autómatas. Pasar de un paso lento y sereno a un paso álgido y acelerado es solo cuestión de segundos. Algunos son excelentes intérpretes, podemos destacar la frustración que arrastra sus piernas como alma en pena hasta el grupo de amigos agrupados en horda a similitud de los mercenarios modernos. 

"Un buen escritor expresa grandes cosas con pequeñas palabras; a la inversa del mal escritor, que dice cosas insignificantes con palabras grandiosas." (Sábato, E.)

No tengo la potestad de juzgarme según Sábato pues no me corresponde a mí, pero sí que me gustaría levantar ampollas entre mis lectores. Describir un paseo es algo absurdo, y sin embargo se pueden extraer una buena historia no muy lejana de la que percibimos en nuestra cabeza al ver, admirar las apariencias, esa vocecilla que nos dice equívocamente las posibles vidas de míster Nadie. Nadie sería un narrador omnisciente que imagina o se plantea realidades que puede que nunca sucedan. En este caso me gustaría plantear que Nadie fueses tú, y me comentaras algo insignificante y digno de contar. Solo os pido dos líneas para lo que sería el inicio de una gran historia. Si os interesa dejad un comentario o enviadme un e-mail (sección: ‘contacto’), haremos juego con todas vuestras aportaciones.


No hay comentarios:

Publicar un comentario