domingo, 29 de septiembre de 2013

Chocolate

Chocolate

Su anhelo es grande y tenaz,
No tan inmenso como su cacao.
La cabeza le da vueltas,
Cierra los ojos, todo es distinto.
El olfato distingue el aroma de la aspiración,
Perpetua, inalienable, y sin embargo efímera.
El tacto es rugoso, y al desaparecer,
Solo queda la sensación de olvido.
Abre los ojos, está confuso.
Ha olvidado el placer momentáneo.
Se desvanece como recluso,
Su vida avanza en un siseo.
La trayectoria de la felicidad,
Conjunción de paladar, tacto y deseo.
Pequeños detalles que se consumen,
Que hacen pequeña su enorme existencia.



No hay comentarios:

Publicar un comentario