lunes, 30 de septiembre de 2013

Utopía. Capítulo I – Proyecto Coloso (guión)



Utopía. Capítulo I – Proyecto Coloso (guión)

- Se ha roto el hilo, pero no abandonarás. Al fin la guerra está a punto de terminar. Podremos volver a nuestros hogares. Es como si pudiera oler el aroma del café recién hecho momentos antes de que mi esposa, siempre decía <<no hay nada más afable que un paladar amargo endulzado con tu corazón>>.  – Louis tenía dos casquillos de bala enclaustrados en la espalda, y una rojiza sonrisa enjugada con el sudor de su frente. Sentía que podía levantarse con orgullo, otorgando la mano a su compañero de trinchera.
- La guerra es lo único emocionante que he vivido en mi vida. Nadie espera que vuelva. Nunca he sentido estar realizando un fin productivo e incluso esta guerra es producto de grandes señores que apuestan por nosotros en bajas, incapaces de labrar diplomacia. Toda guerra es producto del orgullo, y toda guerra se salda con muerte. Manejar el fusil es algo que se me da realmente bien –tiende la mano, incorporándose- He roto el hilo capitán Louis, porque abandono todo seguimiento del Estado. Crearé mi propia utopía.
- ¡Estás loco! La vida está llena de oportunidades.
- ¿Oportunidad de quién? No correspondo a las pautas marcadas por la pluma y el papel, sino al avance y el desarrollo. Habrá más gente deseando traspasar la frontera de la estupidez y la pseudoética. Estamos en pleno siglo XXII.
- A partir de este momento estás infringiendo las normas del Estado. Tu existencia será borrada de la base de datos, y no podrás entrar en contacto con la civilización bajo pena de ejecución pública. ¿Es eso lo que deseas?
- En el momento en el que un ser humano acata ordenas deja de ser libre. Sí creer en tus facultades es un delito para el estúpido consejo tetrarquíco, me temo que aquí se separan nuestros caminos.
[…] Veinte años después […]
- Al fin has roto lo último que te ataba a la vida, ¿te sientes liberado, Henry?
- ¿Dónde estoy?
- Mi nombre es Scott Mcwrite, y tengo entendido que proyectas planes sobre un Coloso. Estoy interesado en tu proyecto.
- Esos estúpidos del consejo desestimaron mi proyecto, tachándome de loco y practicante de la idolatría. Já, esos imbéciles que viven de la biogénesis y guerras absurdas jamás habrían pensado en dirigir su propio mundo.
- Las conquistas son absurdas Henry. China, Estados Unidos y Alemania gobiernan hegemónicamente por un palmo de tierra. Sin embargo, tú serás algo más grande que todos ellos. El proyecto Coloso crearía un mundo inimaginable.
- ¿Cómo lo hará Sr. Mcwrite? Me encuentro desestimado, sin recursos, y corté el hilo que me mantenía unido al Estado.
- ¡Oh, Henry! No te preocupes. Hace un año solo era un pelele alistado en las filas bélicas, con un fusil, y ninguna aspiración en la vida. Ahora mismo soy Scott Mcwrite, el creador de Utopía.
- ¿Utopía? No existe nada más allá de la civilización. ¿C-cómo es posible?
- ¡Oh! ¿¡Eso te hicieron creer!? Henry, usted es más listo de lo que aparenta. No me haga sentir que su rescate fue una mala inversión. Estamos en el centro de la tierra.
- No es posible.
- Lo es. Por favor, enciendan las luces.
- Es enorme esta ciudad.
- ¿Ciudad? Henry, no me haga reír. Este es un mundo que las autoridades desconocen. Bienvenido a Utopía. Si no le importa, siéntase como en casa. Cuando haya descansado podrá venir a mi oficina. Hablaremos largo y tendido sobre el proyecto Coloso.
[…]
- ¡Oh! Perdone, usted debe ser el señor Henry.
- Así es señorita, ¿cuál es su nombre?
- Elisabeth. Pero no sea tan cortés. Me gustaría que viera un poco de Utopía. Aquí no existen normas, no existe Estado, no hay guerras, ni diferencias. Lo único que mueve a los habitantes de esta ciudad es la ambición. Todos son expertos profesionales en aquello dónde desborda su pasión. Siendo autonómos, estamos logrando avances impensables con la estúpida moralidad terrestre.
- Ah,  está en lo cierto. Todo esto es increíble. Siento que pertenezco a este mundo incluso antes de conocerlo. Tengo una duda Elisabeth ¿Cómo han conseguido recrear la atmósfera? Estamos bajo tierra.
- Engranajes es la clave Henry. Le sorprendería lo que una simple maquinaria podría llegar a proyectar. El ser humano es asombroso cuando deja que aquello que visiona y el Estado le venden como ilusión aquí pueda llegar a ser posible. Utopía está más abajo del manto terráqueo, permitiendo albergar suficientes kilómetros cuadrados como para construir todo esto a base de engranajes y proyecciones.
- Ciertamente, parece una ilusión.
- Hay quienes creen que todo esto es una ilusión, y yo le pregunto, ¿lo es Henry?
- ¿Cómo puedo saberlo?
- Tenga certeza en lo que ve. No son dogmas lo que aquí debes aceptar como Fe, esto algo más Henry. Esto es real, el paradigma del progreso humano. Utopía está organizada en 4 núcleos.
- ¿Todo aquí está hecho por maquinaria? Parece bizarro, y sin embargo es asombroso. ¿Qué quiere decir con 4 núcleos?
- Los detalles se los explicará Scott. En resumidas cuentas está ciudad brinda tanto espectáculo, como trabajo, todo ello de forma ociosa. En cada núcleo hay una fuente de energía, ¿has oído hablar alguna vez de la fuente de los milagros?
- Muchas leyendas hay sobre estas fuentes, todas ellas esperan albergar la piedra filosofal.
- Lo que debes esperar aquí no es leyenda. Vivimos gracias a esta piedra. Además de proporcionarnos energía, nos permite potenciar nuestras habilidades a cuotas impensables. ¿Has imaginado a algún mago que ejerza magia de verdad y no mera ilusión? ¿Has pensado en volar o en respirar bajo el agua? Tal vez tu fantasía fuese adquirir la conciencia suprema. Es por ello que honoríficamente te nombramos ciudadano honorifico, queremos trabajar en el proyecto Coloso.
- ¿Cómo saben de mi proyecto?
- ¿De verdad creías que eras el único interesado en ese tipo de energía?
- Es imposible no expresar con gozo que creo vivir en un sueño.
- Dejémonos de palabrería, y vengase al espectáculo de esta noche. Antes deberá cambiarse, escoja cualquier ropa de gala y una máscara. Disfrutará del folklore de Utopía.
- Todo es tan tétrico, y apabullante.
[…]
- Henry, me agrada que estés disfrutando de la velada. Por favor, acompáñeme.
- Es usted una persona de recursos Sr Mcwrite.
- ¡Solo hago lo que creo correcto, caballero! Pero hay algo que aún no he logrado, y tu proyecto podría cumplir mi último sueño. ¿Sabe de dónde sacan los grandes tetrarcas mundiales la biogénesis?
- De la vida.
- Exacto. Las guerras no son para ellos más que campos de experimentación dónde someten a las personas a la extracción de sus constantes. Desde que las reservas de petróleo finiquitaron y solo sobrevivieron las tres grandes naciones, muchos países quebraron y fueron considerados zonas no aptas para la civilización. Campos de muerte.
- El proyecto Coloso sería extraer la energía lunar.
- ¡Oh, Henry! Mucho más que todo eso. ¿Se imagina Utopía en la Luna?
- Ese es su plan.
- No sea estúpido Henry. Ese es nuestro proyecto.
- La Tierra dejaría de ser habitable.
- La única civilización terráquea somos nosotros, los tetrarcas son bárbaros que viven a costa de vidas humanas. La Tierra está condenada desde hace mucho. Sin embargo, vivir en la Luna sería el culmen de nuestro avance.
- Una utopía.
- Una realidad Henry. Eras inspector en Washington, y te mandaron concretar el proyecto Coloso. Cuando viste lo increíble que podría llegar a ser decidiste cortar el hilo, y así te encontremos.
- Destruir la tierra no entraba en mis planes.
- Es la única solución, Henry.
- No seas estúpido. Siempre hay otra solución.
- Colaborarás, si quieres salir de aquí. Somos el pase para tu utopía, y la línea de vida y esplendor que te queda. Mientras tanto comprende que no podemos dejar que vagues por nuestra ciudad, sin estar seguros que contamos con nuestra lealtad. ¡ELISABETH! Por favor, enciérralo en la torre del reloj, que un par de droides vigilen la periferia.
Continuará…

domingo, 29 de septiembre de 2013

Chocolate

Chocolate

Su anhelo es grande y tenaz,
No tan inmenso como su cacao.
La cabeza le da vueltas,
Cierra los ojos, todo es distinto.
El olfato distingue el aroma de la aspiración,
Perpetua, inalienable, y sin embargo efímera.
El tacto es rugoso, y al desaparecer,
Solo queda la sensación de olvido.
Abre los ojos, está confuso.
Ha olvidado el placer momentáneo.
Se desvanece como recluso,
Su vida avanza en un siseo.
La trayectoria de la felicidad,
Conjunción de paladar, tacto y deseo.
Pequeños detalles que se consumen,
Que hacen pequeña su enorme existencia.



Viaje a Agartha

Viaje a Agartha

Hace poco descubrí un film de animación oriental que si bien es bastante interesante de analizar, ha pasado bastante desapercibido entre las grandes carteleras dónde abunda la animación occidental, y no toda ella suele ser de tan excelente calidad. Viaje a Agartha es un film de 2011 dirigido por Makoto Shinkai y llevado a cabo por la productora Comix Wave quién dotó el guión de vida propia a realizar tan hermosos modelados a mano, y una nitidez y detalle que poco o nada tendrían que envidiar a los estudios Ghibli. Perplejo en un principio ante su calidad, quedé gratamente sorprendido al ver una calidad y magia que hacía años que no disfrutaba en un film de estas características –desde la princesa Mononoke-, y es que pese a no sobresalir, se disfruta de principio a fin, constituyendo un imprescindible para cualquier amante de la animación –occidental o japonesa.-


Anteriormente otras películas de este director como ‘cinco centímetros por segundo’ mostraron su potencial, pero sin embargo aquí va más allá de las propias involucraciones sentimentales y de las variables para mostrar una mitología viva, un mundo mágico que brilla con luz propia, dónde el transfondo es la vida y la muerte. La maldición que supone es lastre de una perdida, y la bendición de su superación. En este aspecto se muestran varios personajes con circunstancias similares y en cuyo viaje descubrirán aspectos de ellos mismos que van más allá de lo imaginado. Esto lleva implícito ver paisajes grandiosos, animales y dioses, civilizaciones ancestrales que conjugan tradición y tecnología… Pese a tomar la melancolía como base de desarrollo con escenas desgarradoras y hermosas a la par, la iniciativa por la acción y el misterio hace que nos mantengamos en vilo durante los casi 120 minutos de duración.


Desvelar la sinopsis sería en esta ocasión destripar el film, si están interesados, les dejo un tráiler. También un ending bastante emotivo –en perfecto castellano. Adaptado por Fàtima Ayats-.



martes, 24 de septiembre de 2013

Otoño

Otoño
Este otoño las hojas revisten melancolía.
La máquina de enigmas hace virar sus engranajes,
Mientras mis pensamientos fluyen en demasía,
Y sus recuerdos son de tan alto bagaje
Meses ha de aquella gota de rocío.
En verdad vagaba hermosa,
En un mundo perturbado y ocioso,
Que la hacía virar hacia la glosa.
¡Ah! Sus palabras la hacían hermosa.
Siempre con tanta lozanía,
Al caer, del capullo al tallo,
Elaboraba  aquella agreste letanía.
En el suelo se empapó de sabiduría.
El tiempo era lento, tedioso,
Capaz de emanar con furia
Y al elevarse, de matiz brioso.
Desaparecida aquella gota,
El engranaje de supervivencia aflora.
La brisa levanta aquella hoja,

Que con recuerdos se forja.


viernes, 13 de septiembre de 2013

Recuérdame II: El desenlace

Recuérdame II: El desenlace 

Abro los ojos y allí sigue Sofía. Ha perdido las alas, y sus ojos color cían siguen clavados a mí. Escucho las voces de mis compañeros dando muestras de mi resistencia, pero aunque pretendo ponerme en pié y hacer como que nada hubiese pasado, no puedo. Mi cuerpo es un lastre, mi alma quedó atrapada en el inframundo, y si no vuelvo a mi mundo, sino vuelvo a Velusia quedaré convertido en un demonio. Cuando Claire dijo que solo podrían volver con la muerte de uno de nosotros… Ahora sé lo que quiso decir. Si no solucionamos rápido la situación en ese mundo de paranoia no podré volver, y lo que es peor, alguien volverá a quedar atrapado y ser preso de las sombras.

- Sofía. No sé qué es lo que sucedió exactamente. Es como si fuese una pesadilla lo que vivimos hace un mes. Pero no dejo de soñar por las noches con aquel mundo, y sé que está atrapado allí. – Giuliano parecía inquieto, pero decidido a acabar con aquello. Sus ojos reflejaban esperanza.
- Estoy con Giuliano, debemos volver fue culpa mía –aceleró a decir Claire. Parecía realmente preocupada.
- No sabemos si te volverán a poseer. – Dijo Romeo.
- No poseen dos veces a una misma persona. – Respondió Sofía.- Tenéis razón, debemos salvarlo, pero será peligroso. Estáis seguros.
- Sea lo que sea saldremos airosos – sonríe Giuliano- ¿Julieta, Marcello vendréis?
- Todas a una – chocaron todos juntos.

Sofía desplegó sus enormes alas, y levantando su cuerpo a ras del suelo abrió un portal dónde todos fueron transportados. Nada era como lo recordaban, pues parecían paisajes sacados de un cuento de hadas, ¿sería aquello una ilusión? Cayeron sobre un suave pavimento de algodón nuboso y a su alrededor todo era claro. Imponente abedules y encinas por todos lados formaban una espesura, y en el cielo una resplandeciente estrella emitía una luz rojiza semejante a un crepúsculo terrestre. Realmente era un mundo de ensueño.

- Se diría que hemos caído entre algodones. Este no es el mundo de paranoia de la última vez, Sofía. – dijo Giuliano.
- Es el mismo mundo, pero la distorsión que en él hay muestra las paradojas. – respondió Sofía.
- Tú no eres muy clara, verdad. Vaya, vaya… Será mejor que lo busquemos. Mm… ¿Por dónde podríamos empezar? – dijo Giuliano.
- Todos los caminos llevan a Roma, sigamos por este sendero- dijo Romeo. Estaba asustado, ya que no pretendía que Julieta hubiese venido aquí. Era muy protector, y la amaba demasiado.
El sendero parecía eterno, y cuándo al fin parecía que habían llegado a algún sitio se encontraron al final de la nada. Estaban exhaustos.
- Seguid sin mí –dijo Marcello. Sus ojos estaban eclipsados y habían adquirido un tinte rojizo.
- Estarás de broma, ¿deseas quedarte atrapado en este mundo? –dijo Giuliano.

Pero fue estúpido. Ya no era Marcello quién estaba presente, sino Astaroth. Astaroth era el nombre en lengua hebrea de Houdini, el legendario demonio de la ilusión que había adquirido facetas humanas a lo largo de los siglos para mostrar sus prodigios a la humanidad, aunque casi siempre habían desencadenado en desenlaces trágicos.

- No hallaréis lo que buscáis, sin antes encontraros a vosotros mismos. Todo podría ser más sencillo, dadme a Sofía y volveréis a Velusia. – tenía apariencia humana y un tono razonable. Cada palabra que emitía era cada vez más convincente, pues hasta en las palabras existe cierto tipo de ilusión.

Romeo blandió una espada de la nada y la arremetió contra el demonio. Su figura se desvaneció, y en su lugar apareció Julieta. Era tan inmenso el dolor que sentía al ver que había acabado con su amada, que la abrazó fuertemente y ambos desaparecieron de aquel mundo.

- Maldito. Eras tú desde el principio. ¿Qué le hiciste?
- Vuestro amigo sigue con vida. No ha muerto. Mi ilusión trasciende al mundo de los vivos y creé una ilusión para vuestro mundo. Esto solo es un juego, y si queréis recuperarlo solo tendréis que jugar.
- No me vengas con esas, ¿y Marcello?
- Marcello ya está de vuelta a vuestro mundo. De hecho nunca vino, nunca supisteis que era yo. Aunque, seguro que Sofía tendría una ligera idea.
Sofía volvió a batir sus alas y se alzó al cielo resplandeciendo una brillante luz dorada. En ella consiguió rescatarlo, y Giuliano desapareció.
- Parece que todos tus amiguitos volvieron a Velusia, ¿qué harás tú elegida?
- No creo que importe.
- Tan perspicaz como de costumbre. Sientes afecto por esos humanos.


En ese momento abrí los ojos, todos a mí alrededor estaban festejando mi regreso. Sofía sonreía, y el pueblo de Velusia libre de toda ilusión comenzó a prosperar.

miércoles, 11 de septiembre de 2013

Amnesia - Final

Amnesia - Final
El mundo de los sueños es como la partitura que nunca quieres acabar. Es tan perfecta. No sufres. Siempre eres el narrador de tu propia historia. Es tan placentero que no me importaría caer en un dulce letargo. A veces pienso que la muerte sería un amanecer sin nada que perder. – De repente noto como alguien me toca el brazo. Abro los ojos, y me sonríe. En ese momento recuerdo. Recuerdo a un niño que gemía. Una chica que le ofrecía la mano y compañía. Recuerdo las sonrisas. Vuelvo a cerrar los ojos. Al volver a abrirlos todo ha desaparecido, ¿qué habrá sido? Pienso que solo era un sueño, un extraño sueño. Voy a lavarme los dientes y me encuentro a Lily.
- Rick. Y-yo quería pedirte perdón. – Lily se levanto, y vino a abrazarme. – Quiero comprender como te sientes, pero solo quiero que sepas que aunque ahora lo creas, no quiero ser una extraña para ti. Somos- somos algo más.
- -Empiezo a recordar mi sueño. Aquella chica me sonreía. Se parecía a Lily. Estoy un poco confuso. Intento ser amable.- Lily, lo siento.
- Rick  e-r-e-s  i-d-i-o-t-a, ¿ahora por qué te disculpas? – se seca las lágrimas y me sonríe. Vayamos a clase.
Desayuno rápido. Me despido de la gata obesa –sus bigotes son muy lindos, y tiene un color pardo de terciopelo. Sus ojos grises, me hechizan.- Llego a Nolton, los pasillos del institutos siguen tan concurridos como siempre. Las clases no son más divertidas que las de ayer, pero me adapto con facilidad. Me he planteado tener una nueva identidad, y lo lograré. Erika no deja de mirarme en clase, el corazón parece que me va a estallar, vaya sufrimiento. Al salir –como siempre desde que empecé a tener memoria, el último-, allí está ella, de pié. Sonríe.
- Rick, ¿estamos muertos?
- E-eh, ¿por qué dices eso?
- Creo que somos un recuerdo vivo en la mente de otra persona. ¿No te das cuenta?
- ¿De qué? – Me está empezando a asustar, pero es tan guapa. Incluso así, es capaz de ponerme colorado.-
- Sí recuperamos nuestros recuerdos nunca volveré a ser la Erika que conoces, y tú tampoco serás el Rick que conozco. Volveremos a nuestras rutinas, e incluso el lazo afectivo que nos une quedará deshilachado. No somos más que lo que creamos, y no será eterno. Todo tiene caducidad. C-creo que he pensado que no quiero recuperar mis recuerdos.
- Erika siempre será Erika, y Rick siempre será Rick. No cambiaremos, lo prometo.
- N-no lo entiendes, Rick –se muestra molesta.-
- Lo siento.
- ¿Y ahora por qué pides disculpas?
- Quiero recuperar mis recuerdos, cueste lo que cueste.
- No será fácil. La gente está desapareciendo.
- Anoche, empecé a recordar. ¿Recuerdas a Lily? Creo que tenemos una conexión especial, aparecía en mis sueños.
- Muy bien, Rick. Haz lo que quieras.
Voy a mi habitación. Está vacía. Me preparo rápidamente un plato de pasta con tomate y queso, y me pongo a realizar la tarea. Al acabar me pongo a juguetear con el móvil. Taaantos contactos para tan poco recuerdos, ¿por qué tendría a tanta gente? Hay cosas de mi otro yo que no alcanzo a comprender. De repente mis ojos se quedan negros, vuelvo a quedarme dormido. Vuelve a ser un sueño placentero, y empiezo a recordar…
- Promételo Rick, siempre caminaremos juntos. – No tengo más de ocho años, ella tiene doce años. Estoy feliz, y le doy el meñique para cerrar el pacto. Ella me sonríe, y sale corriendo. Yo corro tras ella.

domingo, 8 de septiembre de 2013

Little Busters

Little Busters

KEY nunca deja de sorprendernos con temáticas tan emotivas como trágicas. Uno de sus últimos trabajos es Little Busters (リトルバスターズ!) una novela visual adaptada al anime por el estudio J.C. Staff bajo la dirección de Yoshiki Yamakawa.

La sinopsis se centra en desvelar las andanzas de Riki Naoe quién por avatares del destino perdió a sus padres encontrando una segunda familia en sus amigos. Ya en el instituto el tiempo en el que estarán juntos evidencia un desenlace derivado de sus futuras obligaciones laborales o en la universidad por lo que deciden crear un equipo de beisbol. A partir de aquí irán conociendo a nuevos integrantes de los Little Busters, apoyándose mutuamente para dar solución a sus problemas.



Destacar que aunque el trasfondo reside en la creación de un equipo de béisbol, el anime no es deportivo. KEY empieza a abordar temáticas trágicas, y fantásticas como nos tiene acostumbrados en otros animes como Kanon o Clannad, o de animes de la envergadura de Angel Beats. La serie se divide en arcos argumentales –veintiséis episodios- dónde vamos descubriendo los traumas, problemas sociales…, de cada personaje, y dónde el valor de la amistad trascenderá el umbral de lo imposible –destacando el arco argumental de Kudryavka Noumi-.



La animación como nos tienen acostumbrados es sobresaliente con respecto a otros animes de corte más genérico. La calidad del dibujado parece cobrar vida, y aportan magia. Sin embargo, se nota una pérdida de esmero con respecto a Clannad, lo cual evita que sea perfecta. Aún así los diseños son agradecidos, con un estilo de dibujo moe, y vitalidad en los ojos de los personajes –reflejan sus sentimientos.-



La banda sonora ofrece instrumentales propicias para cada tipo de situación, a parte de un opening & ending sobresalientes.




En síntesis, Little Busters sabe jugar con las percepciones de los personajes, aportando toques emotivos, en ocasiones sobrenaturales, secretos y misterios que harán que esperemos impacientes a su segunda temporada: Little Busters Refrain. Es un anime denso, divertido, y del que no te arrepentirás de ver, aunque resulta incompleto. 9/ 10.

Lo mejor:

+ Banda sonora.
+ Misterio, sobrenatural.
+ Valor de la amistad.
+ Diseño de los personajes.
+ Key en estado puro (divertido y mágico).

Lo peor:

- Calidad de dibujado inferior a Clannad.
- Historia incompleta.

- Ciertas situaciones completamente artificiales.

Kilheid y la literatura fantástica del siglo XXI

Kilheid y la literatura fantástica del siglo XXI

“Épico. Si tuviese que describir el imaginario de esta novela seguramente trascendería la epicidad del mundo que conocemos hasta transportarnos a una ilusión en la que la magia, la tradición y el juicio se dan cita.”

Juan Miguel Sánchez Fernández nos enfrenta a un mundo de tradición dónde las fuerzas de la naturaleza adquieren un papel protagonista permitiendo dar las riendas a la vehemente creación de un nuevo concepto de mago. Muy alejado del propuesto por autores británicos como Rowling o Tolkien, pues aunque coincide con este último en la épica, se nos presentan como guardianes o valedores del mundo de los humanos. Abarcan un conocimiento tan avanzado que el mero hecho de tener la magnificencia de poseerlo hace que el equilibrio se deslice entre lo ético y la hecatombe, teniendo que ver mermados sus poderes en especialidades bajo los severos dictámenes de la cúpula.

Mundo fantástico. Es un mundo severo, inmenso, y cuya violencia hace que la obra en su conjunto difiera de un cuento de hadas para adquirir la característica de crónica, entroncando directamente en la literatura fantástica del siglo XXI. De hecho es un mundo dónde las realidades mundanas lo afectan, los personajes se ven envueltos en la supervivencia de su hordo y su composición algo brusca adquiere armonía cuando tomamos como referencia el trato dado al populacho en la obra de George RR. Martín –que parece centrada casi de manera exclusiva en quienes detentan el poder- o en el propio Tolkien que en su obra “Los hijos de Hurin” muestra la crueldad a la que se ven sometidos los proscritos, y que no falta en esta obra puesto que las aventuras de Kilheid comienzan tras un desafortunado accidente que lo hace huir de su propia realidad, madurar –puesto que en principio se muestra como arisco y prepotente-, y comprender el mundo que le rodea, dónde sus conocimientos no son más que una gota de rocío en comparación al océano de posibles que se abren ante él. Destacar las similitudes que este mundo posee con juegos de naturaleza épica como Skyrim, ya que el Medievo de cosas tan sencillas como las posadas, los campesinos, sacerdotes e incluso el gremio de asesinos que tendrá un puesta en escena bastante loable en esta historia, pero que sin embargo su forma de actuar me recuerda a un calco de la que ofrece este videojuego. Aún así, la posibilidad de conocer Caeria y todas sus regiones, de imaginarlas –debido a las densas descripciones de esta obra-, y de poder evadirte en un mundo más allá de lo tangible la convierte en un fuerte exponente del género fantástico, para deleite de los amantes de este tipo de literatura.

Narrativa. Descrito el mundo toda obra es caracterizada por su narrativa. Una narrativa cercana, muy densa en un principio –tanto que no comprenderás el preámbulo hasta transcurridos los capítulos I-IV-, pero con diálogos rápidos cuando se precisan, muy centrados –en este caso se agradecerían ciertas conversaciones vulgares sin ir tan directamente al grano. En ciertas ocasiones dos personajes nada más conocerse se cuentan su vida, me resulta difícil imaginar algo así en el mundo real- pero divertidos –destacando las entonaciones para distintos personajes como la de Shiro en su momento hebrío o la de un vehemente anciano cuya lingüística se asemeja a la de un cazurro andaluz-. Es decir, mezcla curiosa de relatos densos con conversaciones rápidos, siendo el libro mucho más ameno a partir de su mitad, capítulo VI aproximadamente. También se refleja el tono serio que el autor le quiere dar a su obra mediante diálogos en los que el mismo habla en lugar de Killheid con expresiones como desgraciado… Muestra la desconfianza propia del personaje, su prepotencia, y su sentido común conforme va avanzando la historia.

Personajes. En cuanto a los personajes, destacar una sensible evolución en el personaje protagonista, Kilheid, y de quienes lo acompañan en su periplo. Sin embargo, los personajes secundarios aparecen en un segundo plano, casi forzados, y sin prestar la atención que deberían –destacar Shiro que es un personaje cómico y divertido, al cual le sentaría como un guante un trasfondo más elaborado-. Por el contrario Délaber se muestra como un personaje bastante elaborado, divertido y que contrarresta la personalidad de Killheid en ocasiones. Los personajes alumbran un punto fuerte de esta obra, y sin duda creo firmemente que no nos dejaran de sorprender en su continuación. Sí, esta colosal obra de 372 páginas dispondrá de continuación –aún más elaborada y espero que épica- de dimensiones inalcanzables, muy probablemente podamos encontrarnos ante un miliario.

Trascendencia. Estamos ante una obra que vierte los pensamientos del autor en cada acto y hecho acontecido. Típico binomio ético- moral sobre el bien y el mal, que empieza a ramificarse hasta adquirir una complicidad sin precedentes. Se enfrentan tradición y convicción en un mundo dónde todo acto tiene su consecuencia, y el destino ha de ser forjado por uno mismo. Se muestran también pequeñas reminiscencias de críticas sobre el sistema económico, el honor y la religión. Se muestra la religiosidad movida por la razón, y desteñida del amargo sabor de los mitos tradicionales –los cuáles adquieren gran importancia para explicar la formación del mundo conocido.- Sin duda, son muchas las influencias que respiran las palabras escritas en esta obra, e infinitas las interpretaciones que el lector podrá hacer sobre ellas.

Trama. Punto crucial de la obra, y quizás el más fuerte. La trama y trasfondo que acaecen es el fruto que te hace seguir engullendo las palabras de esta obra, y nunca acabar de saciarte. Es un punto de análisis comprometido debido a que cualquier dato ofrecido de más podría resultar de spoiler para futuros lectores, así que me limitaré en esta ocasión a ofrecer una muy breve sinopsis.

En un mundo salvaje dónde los dioses de la naturaleza causan estragos los magos se enzarzaran en una disputa por disponer el pleno control de sus facultades gracias a la reliquia o no, contexto en el que bastante tiempo después se verá envuelto Killheid, quién como desertor se verá preso de un mundo que desconoce, ante un periplo desconocido que lo llevará a temibles enfrentamientos armados, batallas navales… Pero cuya función estaba predestinada, pues sus motivaciones le impulsaran a ser la clave de esta historia.


Pese a que me leí esta obra en un par de días debido a que tenía pendiente el análisis, destacar que es una lectura obligada para cualquier amante del género literario fantástico. Divertida, pulcra y bien pensada. 9/10



jueves, 5 de septiembre de 2013

Amnesia (Guión, Visual novel) 1. El encuentro

Amnesia (Guión, Visual novel) 1. El encuentro

El aire parece liviano esta madrugada. Es como sí mi vida solo fuese un trozo de papel que arranca a despegar, y desaparece de mi lado. ¿Quién soy? Para muchos eso resultará una trivialidad. Tenemos nombres y apellidos, familia y amigos, gustos y emociones con los que identificarnos. No recuerdo nada de eso. Sé que resulta confuso. Realmente lo es. Voy caminando por una ciudad que no logra transmitirme recuerdos. Es como si nunca fuese nacido. Suena ridículo, lo sé. Tengo 17 años, lo pone en mi cuaderno. Ahora mismo alguien se acerca rápidamente hacía mi. Es extraño, no creo recordarlo. Diría que tiene mi edad, es moreno y de rostro afable. Viste un uniforme. Ahora que miro con atención, lleva la misma ropa que yo, ¿por qué será? Creo que estoy cansado…
- Oe, oe, Rick. Si no corres llegarás tarde. – Parece apresurado, y no deja de sonreír. ¡Qué persona tan extraña!
- ¿Quién es Rick? –Ahora su rostro parece confuso. ¿Me había hablado a mí? Miro mi cuaderno. Efectivamente, mi nombre es Rick Thompson. No me disgustas.
- No me tomes el pelo, soy yo, Peter. Date prisa – Peter. No. No me suena.
- Es un placer Peter – Me presento formalmente- ¿Llegar tarde?
- Tío, es cómo si te hubieran borrado la memoria. Llegaremos tarde a clase.
No sé bien qué razón me impulsa a seguirle, pero lo hago. Llego ahí, a la fachada de un imponente edificio. No es gran cosa. Sus fachadas son puro hormigón pintado de ocre. Parece viejo. Hay demasiada gente. No soporto el bullicio, me pone nervioso. Voy a entrar, de repente una chica se tropieza y me empuja. Caigo al suelo. Miro mi rodilla, está sangrando. Puedo soportar el dolor. A mí alrededor aparecen curiosos, el ruido empieza a ser cada vez más molesto. Noto como la cabeza me empieza a dar vueltas.
- ¿Estás bien? – Es la misma chica que me empujó. Tiene el pelo de color lavanda, recogido en un moño. Es bastante linda. Parece preocupada.
- C…Creo que sí. ¿Qué ha pasado?
- Te caíste y debido a la conmoción empezaste a marearte. Caíste muerto al suelo. Vinieron las enfermeras rápidamente a por ti. Me tenías preocupado Rick.
- Gracias. Perdona, ¿cuál es tu nombre? – Intento denotar seriedad, no quiero causar más disgustos. Sin motivo aparente manifiesto preocupación por aquella chica, pero aún desconozco los motivos.
- Así qué es cierto. También has olvidado todo. Soy Mila, pensé que me recordarías. – Ahora me siento mal.
- Lo siento. – Le doy la mano- Un placer Mila. ¿Qué querías decir con también? – Ahora me siento perplejo.
- En el instituto Nolton los estudiantes están empezando a perder la memoria. Pensé que se trataría de un caso aislado pero la señora Maxwell dejó de impartir clases y mandaron a una nueva profesora. Se desconoce su paradero, aunque la dirección hace todo lo posible para que no cunda el pánico. No lo tengo muy claro, pero la gente sigue varios patrones: primero olvida, y después desaparece. Es como si nunca hubiesen existido. Aunque son sólo rumores, quizás sólo tengas un mal día.
- ¿Un mal día? Debe ser así. No tengo por qué preocuparme.- Sonrío, no quiero causarle mayor preocupación.- Será mejor que no pierdas clases Mila, yo iré más tarde. –Me despido.
Uff… Debí haberle preguntado dónde estaba el aula. Esto es un auténtico laberinto. Ni siquiera tienen orden las aulas. Me siento como si me adentrara en las mazmorras de un castillo. Hace frío, como no encuentre pronto el aula creo que moriré congelado. El pasillo sigue concurrido de estudiantes, por lo que creo que estoy a tiempo de llegar pronto. En el suelo se encuentra tendida una chica pelirroja discute con un chico de pelo castaño. Se quedan mirándome, ¿los conoceré?
- Ei, Rick. Al fin has llegado. ¿Es cierto lo que dice Peter? – En ese momento dejan de discutir para mirarme con preocupación.
- Parece que sólo es un mal día. Debí haber sufrido un shock, seguro que mañana podré recordarlo todo. – la chica sigue mirándome a los ojos, me está intimidando-
- Yo soy Rob, y está chica de aquí es mi novia Sara. Venga, venga –me da una palmada en la espalda- entremos a clase.
Las clases se me hacen eternas. Estoy acompañado de un montón de gente de la que ni siquiera recuerdo su nombre. Me hundo de brazos esperando que todo aquello tan solo resultase una pesadilla. Miro hacia delante, y veo una chica que no deja de desviar la mesa hacia mí. Tiene ojos grises y pelo castaño. Le sonrío, pero no hace nada. Solo sigue ahí, mirándome. Me empiezo a sentir incomodo así que abro el cuaderno y me pongo a dibujar garabatos. Al fin las clases han acabado, recojo rápidamente. Me quedo el último, al salir vuelvo a encontrarme con esa chica.