lunes, 15 de julio de 2013

La conjura de los necios

La conjura de los necios

Este libro tiene una historia algo especial, licenciado y ejerciendo en la universidad de Louisiana , John Kennedy Toole realizó una obra que rompía esquemas de la narrativa y cuya lingüística es fiel reflejo de la sociedad en la que vivía. Aportando personajes caricaturescos, bien sujetos a las dogmáticas ideológicas de la guerra fría, con una particular visión ideológica, y un sentido de humor más que constante en toda la obra, pues si bien, su género sin lugar a dudas es la picaresca. La paradoja era que nunca llegó a verla publicada, si no fuese porque su madre hizo todo lo posible por verla editada y avalada por el gran novelista Walker Percy.

Al señor Ignatius Reilly no se le puede calificar de héroe, ni de pensador, ni de idealista. Simplemente de golfo. Si como lo han oído. Este pseudo intelecto de pacotilla tiene una visión modernista de ver el mundo pero aferrada a criterios ortodoxos y retrotraídos, que le permiten discrepar de ciertas dinámicas de su sociedad ficticia. Sociedad en la que se encontraba inmerso el autor del libro John Kennedy Toole, en torno a los años 50-60.  Este peculiar personaje encerrado en su torre de marfil y dependiente de su madre tendrá toda una serie de periplos con otros personajes como el oficial Mancuso, Darlene… Que lo llevaran a una odisea que le obligará a asumir ciertas responsabilidades laborales mientras se cartea con un viejo romance idealista.

El lenguaje es culto y esperpéntico, la sombra de los personajes madurada en forma de sátira y la narrativa girada en torno a la picaresca; todos estos factores dan como resultado el culmen de una obra magistral.





No hay comentarios:

Publicar un comentario