martes, 23 de julio de 2013

Darker than black

Darker Than Black

¿Cuántas veces hemos divagado sobre el final del mundo? La Tierra tras el postapocalipsis resulta una fantasía para muchos productores del mundo, en especial para guionistas y escritores que han tirado de largos best-seller. En este caso nos situamos en un anime dónde una anomalía espacio- temporal ocasionó la creación de un campo bidimensional bautizado como la Puerta del Infierno. A partir de este momento aparecerían los contratistas que se diferencian del resto de humanos al poseer extraordinarias habilidades físicas y psíquicas, además de bizarros trastornos de personalidad.

Aquí es donde entra nuestro protagonista Lee, quién conocerá a gente de su pasado actuando para el gobierno. Posee un carácter impulsivo, y pondrá a prueba sus capacidades.

La serie posee unos personajes que son difíciles de enfatizar, son frívolos lo que dificulta poder acogerles con aprecio. Intentan imitar la profesionalidad de una novela negra, pero sin causar sensación alguna. Algunos secundarios tienen trasfondo y sentimientos mejor trabajados.

El final es indeterminado, y aunque su trasfondo es impresionante, mucho tendría que evolucionar la trama para aventurarse a una segunda parte de este anime, secuela producida en 2009. Tiene un desarrollo lento, con relleno y personajes que poco enfatizan.


Es un Seinen del genero sobrenatural y suspense sacado en 2007 dirigido por Okamura y adaptada al anime por el estudio BONES, que plantea una propuesta interesante pero que no dispone de los ingredientes necesarios para cuajar. 6’8.


No hay comentarios:

Publicar un comentario