viernes, 3 de mayo de 2013

Pretérito


Pretérito

Los ojos viran a un mundo sombrío.
Enormes garras que aferran el costado,
En la inmensidad del ciclo.
Aquellos ojos rojos,
Eran píos.
Henchidos de abono,
Ante imponentes cidros.
Alma que rasgaba trazos de impureza,
Para la exhalación de la bestia.
A cada rugido, tropieza,
Aquella traumática modestia.
El sonido era vigente,
Ante cada chasquido de muñeca.
Sombras difuminadas sobre un tapiz,
Como balas que se desprendían de la existencia.
Razón inexistente entre perfumado añil.


No hay comentarios:

Publicar un comentario