sábado, 4 de mayo de 2013

Cartas


24- Marzo- 1981
Soy Mike, ¿me recuerdas?
Steve, Chris, Donna y Deborah estuvieron detrás de mí para que escribiera esta carta. Son buenos chicos, no los juzgues. Aún recuerdo el parque, el olor de aquellas flores de Bach, y la alergia que me causaban. Estabas siempre saltando y riendo, llevabas un bonito vestido de cuadros rojos adornados con motivos florales, y una blusa de color añil. Recuerdo como odiabas aquel color, lo detestabas. Estaba sentando en el banco, leyendo una obra de Wilder, cuando viniste a mí. Me cogiste de la mano y me incitaste a perseguir palomas. Jamás en mi vida había estado tan sucio. Me divertí. Éramos dos críos, pero sentía como tu presencia me daba alas, tarde tras tarde.
Si no hubiese sido porque te acercaste aquel día, jamás hubiese vivido aquella pequeña aventura. Era nuestro secreto de por vida. Hacía frío, y viniste a buscarme a casa. Estaba desconcertado, y prefería quedarme bajo las mantas de calor hogareño. Sólo te bastó una sonrisa para que cambiase de opinión. Ese día me acordé mucho del cuento de la vendedora de cerillas. Estábamos congelados, y decidimos correr hacia una vieja casa en ruinas. La techumbre amenazaba con venirse abajo, y la puerta entreabierta daba muy mala espina. Al entrar vimos paredes manchadas de tinta. Aún recuerdo como bromeabas, llegué a pensar que eras un fantasma. Casi me desmallé. Nos sentemos en dos amplias butacas, bastante mullidas y llenas de hollín. Comencemos a hablar de nuestros sueños e inquietudes. Intentabas interpretar un vals envuelta en papel higiénico. El baile mortuorio lo llamabas. Eran buenos tiempos. Tu sueño siempre fue actuar, y yo aprendía mucho de ti. Aquella casa se convirtió en nuestro centro de operaciones.
Han pasado los años, y yo sigo igual que siempre. Tendiendo mi mano a la evasión, y la entrega ante las peripecias de la vida. La vida es una sorpresa constante, y eso es algo que aprendí de ti. Ahora, has llegado lejos en el mundo del espectáculo, en las carteleras de cine aún contemplo aquella pequeña gran artista que conocí.
Me alegra volver a vivir todo esto, aunque sea por escrito,
Te deseo lo mejor, Nathalie,
Mike.

No hay comentarios:

Publicar un comentario