lunes, 22 de abril de 2013

Sonrisas permanentes


Sonrisas permanentes

Sobre el tocador del confesor.
Tus palabras vuelan sin autor.
Tu mirada se esparce a babor.
Tu sonrisa es manifiesto ardor.
No tientes mi hábito,
Mi perjuriosa alma de bardo.
Mi deseo fugado.
Mi corazón incautado.
No perturbes mi presencia.
El sombrero de mi celda,
Como chistera que no cesa.
Los sueños piden una tregua.
Que nuestras almas en juerga,
Hagan que la quietud del hado tuerza.
Seamos sonrisas permanentes.
Seamos el amor que nos venden.


No hay comentarios:

Publicar un comentario