lunes, 29 de abril de 2013

Reflexiones para 7 meses


Reflexiones para 7 meses

Hace tiempo que dejé de exponer mi pensamiento, que dejé volar mi sentido. Lo cierto es, que la mejor creación no es la que uno improvisa. El mundo es muy complejo, y nos vemos limitados a observar. Quizás sea el único modo de lograr la ansiada inmortalidad, plasmar en palabras una obra eterna. La vida fluye, pero nosotros no. Tenemos la cabezonería de acabar las cosas, de crear un final digno.

La vida no entiende de límites, pero siento la necesidad de crearlos. Siento la necesidad de expresar aquello que no es real, puesto que es algo más sincero que la realidad. Mentir es humano, lo hacemos continuadamente y vivimos de ello, pero en un folio en blanco no hay mentira, ni verdad, solo la realidad que tú quieras crear.

Un simple desliz en el compás de las normas y los prejuicios de la madre tiempo, un libro inacabado, pero con un final que está por llegar. El final es tergiverso, lo cual resta complicidad.

Recientemente leí la historia del Ángel rojo, un anarquista que salvó la vida de muchos fascistas porque valoraba más al ser humano, que a sus ideas. Ese hombre es un héroe, el héroe que merece ser inmortalizado. El principio no empieza dónde imponemos nuestros dogmas, el principio somos nosotros.



En respuesta a un tiempo lejano, pero no olvidado.
La razón y génesis de ‘chronicles of a reader’.


¡Gracias a todos los lectores!

No hay comentarios:

Publicar un comentario