jueves, 28 de febrero de 2013

Nagasarete Airanto


Nagasarete Airanto (ながされて藍蘭島) es una anime adaptación del trabajo realizado por el mangaka japonés Takeshi Fujishiro y publicado por Square Enix en un total de 26 episodios bien estructurados en un sentido de comedia y romance, con tintes ecchi.

Ikuto Tohoin decide escaparse de casa ante las fluctuaciones de exigencias paternas. Decidido, se sube a un barco dónde tiene la desdicha de vivir la tormenta más violenta de los últimos cien años. La historia comienza a partir de este punto. Un naufragio, una inmensa isla misteriosa desvinculada del Japón actual dónde la imaginación dejará volar la existencia de una población exclusivamente femenina y unos animales al más estilo pokémon, con la facultad de hablar y asociarse. Ahí es donde encontrará a Suzu, una solitaria joven que le ayudará a sobrevivir en la isla, vencer sus vicisitudes, y lograr aprender a subsistir por sí mismo sin todos los adelantes, y comodidades de nuestra sociedad actual.
Su argumento bien narrado, con diálogos desde una perspectiva humorística, aunque no exenta de clichés, nos engancharan. Su temática innovadora, el carisma de sus personajes, y el interés por conocer la solución de las situaciones paradójicas y absurdas es motivo más que suficiente para lograr tenernos sometidos a la pantalla durante horas. Por su parte, la calidad de imagen, al igual que el diseño de sus personajes es muy llamativo. Las criaturas al estilo super deforme en pokémon, y la calidad del dibujo es más que suficiente para contemplar una maravilla, que pese a todo no está a la altura de grandes producciones como la de Gihbli.

El Opening y el ending ofrecen una cortina de escena más que impresionante:

En síntesis, es un anime más que recomendable. Te divertirás, te reirás… Y ante todo, lograras evadirte por momentos a un extraño mundo de supervivencia animado, que ofrece críticas para públicos más exigentes, y las delicias para los más pequeños; pues pese a que se le pudiera considerar de género ecchi, tan solo se replantean situaciones absurdas y divertidas, en un lugar de ensueño alejado de las comodidades de nuestro mundo y mágico a cada paso que adentras. Deberías verlo.



domingo, 24 de febrero de 2013

Héroes


Héroes
Barón de la noche,
Que camina entre antorchas,
Monta en tu oscuro coche,
Detén el camino.

Destrucción,
Impiedad,
Falsedad,
Envidia.

Consciente de lo ajeno,
Comprometido con lo imaginado.
Evita el desmeleno,
Presiente al pirado.

Hipocresía,
Tortura,
Tergiversación,
Cianuro.

Barón de la noche,
Imparte justicia.
Colócate el broche,
Sé la primicia.

Libertad,
Armonía,
Comprensión,
Entereza.

Héroes de la realidad,
Luchadores incansables,
Ciudadanos indignados, aguardad,
Las ficciones viables.


Reflexión semanal - V for Vendetta


"¡Buenas tardes, Londres! Permitid que, primero, me disculpe por esta interrupción. Yo, como muchos de vosotros, aprecio la comodidad de la rutina diaria, la seguridad de lo familiar, la tranquilidad de la monotonía. A mí, me gusta tanto como a vosotros. Pero con el espíritu de conmemorar los importantes acontecimientos del pasado, normalmente asociados con la muerte de alguien o el fin de alguna terrible y sangrienta batalla y que se celebran con una fiesta nacional, he pensado que podríamos celebrar este 5 de noviembre, un día que, lamentablemente, ya nadie recuerda, tomándonos 5 minutos de nuestra ajetreada vida para sentarnos y charlar un poco. Hay, claro está, personas que no quieren que hablemos. Sospecho que, en este momento, estarán dando órdenes por teléfono, y que hombres armados ya vienen de camino. ¿Por qué? Porque mientras pueda utilizarse la fuerza ¿Para qué el diálogo? Sin embargo, las palabras siempre conservarán su poder, las palabras hacen posible que algo tome significado y, si se escuchan, enuncian la verdad. Y la verdad es, que en este país, algo va muy mal, ¿no? Crueldad e injusticia, intolerancia y opresión. Antes tenías libertad para objetar, para pensar y decir lo que pensabais. Ahora, tenéis censores y sistemas de vigilancia que os coartan para que os conforméis y os convirtáis en sumisos. ¿Cómo ha podido ocurrir? ¿Quién es el culpable? Bueno, ciertamente, unos son más responsables que otros. Y tendrán que rendir cuentas. Pero, la verdad sea dicha, si estáis buscando un culpable, sólo tenéis que miraros al espejo. Sé por qué lo hicisteis, sé que teníais miedo ¿Y quién no? Guerras, terror, enfermedades. Había una plaga de problemas que conspiraron para corromper vuestros sentidos y sorberos el sentido común. El temor pudo con vosotros y, presas del pánico, acudisteis al actual líder, Adam Sutler. Os prometió orden, os prometió paz. Y todo cuanto os pidió a cambio fue vuestra silenciosa y obediente sumisión. Anoche intenté poner fin a ese silencio. Anoche destruí el Old Baley para recordar a este país lo que ha olvidado. Hace más de cuatrocientos años un gran ciudadano deseó que el cinco de noviembre quedara grabado en nuestra memoria. Su esperanza era hacer recordar al mundo que justicia, igualdad y libertad son algo más que palabras; son metas alcanzables. Así que si no abrís los ojos, si seguís ajenos a los crímenes de este gobierno, entonces os sugiero que permitáis que el cinco de noviembre pase sin pena ni gloria. Pero si veis lo que yo veo, si sentís lo que yo siento y si perseguís lo que yo persigo, entonces, os pido que os unáis a mí, dentro de un año, ante las puertas del parlamento Y juntos, les haremos vivir un cinco de noviembre que jamás, jamás nadie olvidará."




Falsedad


Falsedad
Un universo en constante cambio,
Dos ojos sobre la penumbra.
Cuervos que una vez abnegaron,
Pensamientos que bifurcan.

Mitos y leyendas,
De grandes villanos alumbrados.
A la luz de trenas,
Plantean el rapto.

Rapto a la locura,
Rapto a la insensatez,
Necios que pugnan,
Criterios que negaréis.

Sus ojos claman falsedad,
Sus palabras son tergiversas,
Su delirio lucubra,
El sin sentido de la jerga.

Hipocresía de muchos,
Falsedad de tantos.


Virtud


Virtud

Golondrinas en blanco y negro,
Que reposan sobre mi techado.
Al alba un viejo sendero,
Cuyo camino queda mitigado.

Me dispongo a remar,
Río arriba, contracorriente,
Mientras parceláis,
Todo cuanto precien.

En la orilla, todo es añil,
Una piedra con la que tropezar;
El estallido de un fusil,
Del viejo desván.

Cierras los ojos,
¿Qué es lo que ves?
Muchos sordos,
¿Qué es lo que escuchan?

Letras de un mundo inerte,
Sonidos que dan vida a lo abstracto.
Virtud que recobra fuelle,
Terrenos obviados.



sábado, 23 de febrero de 2013

Una noche de virtudes II


Una noche de virtudes II

Lo que voy a relatar lo hago en virtud del valiente Athos, cuyo coraje hizo que los zombies desencadenados por Jean Jullian fueran un pasado inexistente, posprocesual, sin uso social. Son las 5:05 de la madruga. Noche intensa. La locura de Jean Jullian parece no tener fin, mientras recuerdo como Athos contenía la irradiante luz de las estrechas calles del trastero. Parece que todo fuese desencaminado a ser una película de terror. Jean Jullian no hacía más que repetir en la espesura: “Mama”, “Mama”… Mientras estallaba en mil coletaherzios haciendo que todo cuanto relato fuera otro más de los muchos relatos de zombies que circulan en la red. La noche era oscura, la oda a Aguachi resonaba en cada una de nuestras cabezas, y para colmo había empezado a llover…

Eran las 10:00 horas de la noche. Athos, Françoise, Juan King destilaban un pase militar sin precedentes desde la sucursal BBVA más cercana. Al llegar a lo que sería el monasterio de San Jerónimo me encontré con ellos, todo parecía lo normal. Es decir, un par de ladradores para apaciguar a las bestias y todo guay. El problema fue ese, cientos… Miles de muertos invadieron el local. Lo normal sería huir, ante circunstancias adversas, opta por el camino fácil. Pero aquí nadie era normal, y un ladrador parecía más importante que la vida de Jean Jullian. Guay. Entró, mientras a las espaldas nos quedemos Athos y yo.

- Je suis le chevalier de la lumière dorée.

- GILBERT!?

- Oui, monsieur. J'apporte avec moi un visage d'horloge avec le destin.

En ese instante, sobre un reloj de efigie victoriana solapado con dignos grabados de los orfebres más laboriosos de New England, y con un delicado engranaje en oro, pulsó un botón. Una enorme estela de luz cegó a todos los que allí estábamos presentes. Al abrir los ojos, lo único que podíamos observar era como Gilbert y Athos armado con su cuchillo y una metralla biónica al más puro estilo Bioshock acababan con los zombies. El primero en caer, fue Jean Jullian,  su aspecto de zombie tuvo la extraña mutación de agrandarles las garras. Cayó al suelo a manos de las peripecias de Joan King, no sin antes morder a Français.

- Estás bien, Française. Aguante – repetía Athos, mientras lo dejaba tendido sobre el tapiz. – El trastero está cerca, allí sanaras bajo los atentos cuidados de Sophie.
Para inoportunidad, propia, Gilbert comenzaría a recitar:  


No hay mujer más virtuosa,
Que aquella que por el verso,
Se fija.

No hay muerte tan certera,
Que la condena humana.
Ni sentido que accediera,
A saltar entre lianas.

Es mi alma mi tesoro,
Son mis escritos mi testimonio.
No es la tinta lo que sobrevaloro,
Más es mi único patrimonio.

Demonios de la noche, lo sedujeron y engañaron con versos infames. Sir Robert Arton, que había adoptado cierta predilección por la muerte de Gilbert, lo encadenó, y encerró en el Gotham. Todo era cuestión de Athos, Joan King y yo, debíamos evitar que Français acabara como un maldito zombie.

Aquí es dónde entre tanta muchedumbre nos encontrábamos frente a miles de muertos hambrientos, y de aperitivo seguro que no querrían un pollo picón, no. Nosotros éramos el aperitivo. 3 idiotas y un medio zombie, buscando el hospedaje del trastero, un panorama prometedor. Fue en ese momento cuando el pasado mosquetero despertó. Athos cogió la espada que de sus manos brotó y cómo si de una partida del LOL lo hiciera, manejando a Fiore, se cargó todas las torres de zombies. Ahora el problema era Français. En un descuido, Joan King fue desgarrado… Sus viseras esparcidas por el suelo eran testimonio del desastre. Por suerte, Athos me legó el arma de Dumas conocida como ‘el leviatán’, cuando estuve a punto de vencer a Française, desperté. Todo había sido una pesadilla, y extrañamente, estaba tendido sobre novelas de Alejandro Dumas.

Relato realizado gracias a la inspiración de mi amigo y bloggero:
expresodelargorecorrido.blogspot.com
En memoria de las juergas míticas de antaño, presente y futuro.

domingo, 17 de febrero de 2013

Cimientos en balde I


Cimientos en balde I

Letanía de una noche, entre cristales y rosales. Se asoma a la ventana la sombra de un agreste pasado. Pese a parecer joven de aspecto, es terriblemente viejo de espíritu, lo que le hace observar más allá de la realidad. En la calle contempla como los niños juegan con un balón, las madres corren sin parar tras unos pequeños traviesos. Todo parece tranquilo, nada incita a alteración. Es el momento de retomar su trabajo. Sobre un amplio estudio los libros de toda una vida conquistan el vacío espacio de los estantes. Obras de autores como Shakespeare o Doyle se encuentran esparcidas por el suelo. Es hora de tomar asiento, y dar cavidad al relato imperecedero.

El reloj marca las siete, el tintero queda a medio vaciar, y un sonido inquietante comienza a perturbar su paz. Inquietado, se acerca al pomo de la puerta. Dejando su rostro apoyado frente a la fría madera de roble, el sonido le hace temblar el rostro. Con el pulso tembloroso, abre la puerta. Deposita sus ojos sobre la traslucida figura que pasa a su habitación.

- Doctor Sturgar, ¿es usted? Doctor Sturgar, ¿está ahí? – Era la figura de un hombre regordete, con perilla prominente y un monóculo revestido de polvo. Su largo sombrero, y escuchimizada capa le daban un aspecto demencial.

- Bu-enas noches, ¿qué le trae por aquí?

- Hemos descubierto la quintaesencia.

- ¿A qué se refiere, Inspector? – Preguntó un tanto atemorizado.

- Tenemos al culpable de los delitos de la calle Short, pero requiero de su colaboración.

- ¿Qué es lo que necesita de mi? Sólo soy un hombre de letras…

- Usted, tiene un talento innato para la deducción, requerimos de ese talento. ¿No ha pensado en convertirse en oficial? Está es su oportunidad.

- Ciertamente, Inspector, tengo mucho trabajo… - Le acercó una taza de té, mientras hizo gesto de desinterés.

- Llámame Hurst, aquí tiene mi tarjeta. Y por Dios, ordene esto un poco.

Amanecer


Amanecer

Luces amparadas,
Cielos despejados,
Demora ahilada,
Cuaderno mofado.

Amanecen días,
Nada es posible.
Solo poesías,
Impasibles.

El rapto de Europa


El rapto de Europa 






Paolo Caliari. El Veronés (1528-1588) Venecia. Palacio Ducal, Antecolegio. 1573. Obra dónde destaca el virtuosismo de los dioses de forma vital y el empleo de atuendos coetáneos a la época renacentista. Composición en distintos planos de perspectiva e influencia manierista. 

Sobre mi pensamiento


Una pequeña autobiografía: “Sobre mi pensamiento.”

#1 Esperanza

Este soy yo, y aquí el inicio de una pequeña autobiografía parcelada en episodios. Escribo, y escribo buscando la originalidad, cuando he descubierto que toda ella reside en mí. En esta publicación hablaré sobre mi pensar, mi concepción del mundo, en un intento de acerca la compresión de mis lectores a la figura de mi persona, aquella estatua hierática que emerge desde el horizonte.

sábado, 16 de febrero de 2013

Alternada Libertad


Alternada Libertad

Levanto mis ojos, debajo el suelo,
Arriba una luz cegadora,
En el medio miles de sueños,
Una mundanal objetora,
Que deposita leños,
Cimientos que afloran.


Levanto mi espíritu,
Sobre él materia.
Esencia superflua,
De un sinfín de días.


Esencia elevada,
Tergiversada,
Manipulada,
Por un tiempo desmedido,
Pretendido,
Fluido.


Mi alma,
Libertad de un necio,
Armada,
Libertad sobre trapecio.



lunes, 4 de febrero de 2013

Dragones de fuego


Dragones de fuego

Bestias aladas,
Desde Belereand hasta Cuernavilla,
Blanden sus fauces valentonadas,
Entre octavillas.

Tormentas de fuego,
Que arrasan mentoladas cebadas,
Tiñen de ceniza,
Cimientos coronados en calaveras.

Mesnadas de campesinos,
Con jubón y trillas,
 Interponen en sus caminos,
Pequeñas astillas.


Dulce inmortalidad I


Dulce inmortalidad I

Hojas de laurel que no cesan entre ríos de escarpa platina. Aguas turbulentas besan ajos de cierta neblina. La luz de la luna alumbra sinuosos senderos encubiertos por miles de ánimas cuyo reflejo sirve de guía. Su llegada es inminente, el fin de la luz, el principio de la interminable oscuridad. De pie, estática, la figura inerte de un transeúnte. Abre su mano mostrando afiladas garras que penetran sobre finas partículas violetas que atraviesan su costado. Poco a poco lo envuelven, siendo presa del renacer. Ahora su pesar no es la muerte, sino la vida.  Sobre sus ojos oscuros se alza un nuevo destino endulzado por la evasión de un futuro incierto. La calidez con que las manos del importunio mecen su cuerpo muestran los dados de cuanto azaroso destino tientan la suerte de los más incautos.

Bosquejo mágico de terror que solo la penumbra logra dar luz. En el fondo solo es apariencia, la muestra estética de una antorcha que genera luz en el suelo. Las ánimas se dispersan sobre un ambiente embrujado cuyos árboles esparcen sus raíces sobre una tierra abrupta y platina. La luna es negra, y el cielo rojizo. Su mirada se posa sobre un horizonte perdido, sus afiladas mandíbulas tienden a impulsos sedientos. El hambre se apodera de sus sentidos, la razón abandona su sesera.

Las pisadas de un camino indiferente guían las pautas de un susodicho transeúnte. Su alma elevada inmortal sobre el ocaso de los dioses arcanos de la temeridad guiaran los términos de un contrato vacío de naturaleza. Voces lejanas comienzan a perturbar la paz de aquel maravilloso ambiente. Aldeanos furiosos, se disponían a sacrificar a un ciervo frente al Altar de Atenea cuando sus sentidos lo guiaron ante aquella muchedumbre. La naturaleza ganó el pulso a la razón. Sus endiabladas fauces comenzaron a sorber el dulce néctar del terror, sus sentidos se transformaron en fieras bestias de la noche. Sus ojos se volvieron rojos, alimentando, succionando cada alarido que de ellos emanaba. Los aldeanos corrían en un sentido dextrógiro, la impotencia invadía sus ánimas mientras sus rezos se alzaban a un Olimpo muy ajeno a problemas mundanos.

Solo una niña de mirada inocente posó sus ojos sobre los de aquella bestia, aterrorizada, llorando la muerte de su madre… La bestia abandonó, su mirada volvió a presentar el importunio. Alzó en vuelo, dejando caer tras de sí ajos caídos sobre leguas de laurel. Aquella niña se tranquilizó, su mirada resumante de bondad despertó los lirios de la piedad, una luz violeta parecía alumbrar lo que sería una gran aventura. Depositando sus pies sobre una hierba que crecía ligera a cada paso se adentró en la espesura, siendo el comienzo de una gran epopeya. Continuará…


Ni No Kuni


Ni No Kuni

Ni No Kuni es un videojuego resultado de la unión entre Level 5 famoso por sagas como ‘El profesor Layton’ y Estudio Ghibli de dónde destacamos maravillas como “La princesa Mononoke” o “Mi vecino Totoro.”


Es un videojuego con estética cell shanding y anime del género RPG que bajo una estética que pudiera parecer infantil trae consigo una historia profunda que empieza con un inicio épico que nos introducirá de lleno en un mundo de fantasía dónde nos retrotraerá a un mundo mágico gobernado por la magia de Ghibli, y una especie de criaturas que podremos entrenar y evolucionar al estilo Pokémon.

Por ahora llevo poco de juego debido a temas de estudios, como para realizar un análisis más profundo. Pero lo que si me llega directo al alma es la banda sonora tan épica creada por el compositor y director de orquesta japonés Mamoru Fujisawa.



A continuación os dejo una serie de imágenes para que os sorprendáis con la belleza visual:





Trailer de lanzamiento:


11 Eyes


11 Eyes

En un mundo donde los grandes animes imperan, surgen pequeñas historias como esta “11 eyes” desarrollada a lo largo de 12 episodios y una ova. Adaptación de una novela visual “Tsumi to Batsu to Aganai no Shojo”, cuya adaptación al manga fue desempeñada por Naoto Ayano. Comentaré su versión anime del género Seinen.



La vida de Satsuki Kakeru es un claro ejemplo de melancolía. Tras perder a su hermana, empezó a adoptar una actitud vacía y evasiva con respecto al mundo. Criado en un orfanato la oportunidad de conocer Yuka le hacía volver a la normalidad. Como si esto no fuese ya suficientemente problemático, un día el cielo se volverá rojo, y la luna se alzará negra. La gente desaparece, y una dimensión paralela se abre entre ellos. En este mundo no existen las personas, solo monstruos sedientos que aparecen de forma temporal de manera progresiva. Es aquí cuando encontraran a otras personas implicadas en este fenómeno en un juego de supervivencia para el que contaran con una serie de poderes especiales.


La historia no muestra nada innovador, incluso la narración es muy común, pero dispone de importantes giros argumentales bastantes llamativos, y dada su escasa duración hará que resulte de un soplo entretenido para el receptor. El diseño de los personajes cumple bastante con las expectativas mostrando una evolución relativamente trabajada, y el típico romance. El aspecto sonoro no es épico, pero sí acertado.



En síntesis, 11 Eyes es un anime que no destaca en ninguno de sus apartados, pero que os entretendrá un rato con propuestas interesantes, y que aconsejo ver junto a una buena taza de chocolate.



domingo, 3 de febrero de 2013

¿Quién eres?


¿Quién eres?

Cada mañana miro la incertidumbre del rostro desconocido,
 En un espejo presuntuoso,
 Que solo refleja sueños perdidos entre ilusos disuadidos.

Una larga melena oscura que entre mis ojos desvanece,
Profundos y oscuros ojos que reflejan,
Que a todo a cuanto desconozco ciernen.

Mi mente desaparece del mundo,
Asciende a la estratosfera,
Y allí con rostro inexpresivo, aúllo,
Entre las celdas ciegas.

Mi vista está nublada,
Sobre celdas plomadas,
Barrotes que desgarran,
Momentos que balarais.

Un sentimiento de oscura eternidad,
Mueve tu figura entre sombras perturbadas,
Que derraman lágrimas detenidas.

¿Quién eres?
¿Todo cuánto seré?
¿Quién eres?
¿Todo cuánto detienes? 

viernes, 1 de febrero de 2013

La improvisación del tuerto



Mesnada de valientes y leales,
Soldados del reino peligroso.
Mentiras que se ciernen culpables,
Sobre sobres generosos.

Prevaricación desleal,
Temeridad del tenebroso.
Fanatismo del leal,
Incertidumbre del quisquilloso.

Todo el mundo es tuerto,
Todo el mundo es austero.
El tuerto no es tuerto,
El austero es descubierto.