miércoles, 16 de enero de 2013

El juego del azar


El juego del azar

Esa maldita odisea que parte desde los confines del averno hacia Ítaca, es solo la locura de la mente enturbiada de este escritor. Proeza destinada al olvido de remotos tiempos imperecederos. Su recuerdo es reciente, más su olvido imposible. En la noche más oscura, veo confinadas mis posibilidades al azar de un juego que puede desembocar en la desolación. Voces que susurran verdades inquietantes de un pensamiento abrupto que envuelve las sombras para sí. Un juego mutuo que tiende a perpetuarse, cuyas reglas son absurdas, y cuyos participantes títeres ante la creencia de una victoria justa. Dados invertidos, en un tiempo escaso. Leyes sobrenaturales alteradas ante una presencia fugaz. Dos mentes juegan, rivalizan, y se comprometen. Un destino cruel juega con su separación, son solo palabras alteradas por la percepción. Una línea de desorden que altera las ideas de lo que podrá ser un barco a la deriva. Al final de la partida solo queda la esperanza de que un azar determinado por la casuística sólo sea producto de un destino aciago.


No hay comentarios:

Publicar un comentario