jueves, 24 de enero de 2013

Apolo & Dafne - Bernini


Apolo & Dafne - Bernini


Luces y sombras, magnificencias de un pasado glorioso, neblinas perfiladas de la muerte de la Pitón. La devastada Tesalia gemía en su despertar, más el propósito y la osadía de Apolo lo llevarían a cebarse del negro pozo de la opresión. Cupido, hijo de Venus y Marte, decidido a imponer la digna daga del destino poseyó con el yugo de sus flechas los corazones de Apolo y Dafne. Pero la desdicha no tardaría en hacerse patente. Una injusta pasión despertó en ellos, innecesaria y problemática. Sobre Dafne cayó una bruma pesada de incertidumbre, miedo, terror, fue presa de la desconfianza y del delirio. Una broma del destino, una melodía acelerada. Se veía pérdida, solicitando ayuda a su padre gritó tan desesperadamente que la corteza le encerraba el pecho, sus cabellos se transformaron en hojas verdes, sus brazos en ramas, sus pies quedaron fijados al suelo, y finalmente adquirió la forma de un laurel. Apolo rindiéndose al virtuosismo de Cupido abrazó aquel árbol, mientras sus ramas se deslizaban sobre sus labios. Confuso, desorientado, decidió consagrar el laurel y equipararlo a la más elevada de las virtudes, el triunfo, símbolo de lo imposible.


No hay comentarios:

Publicar un comentario