jueves, 31 de enero de 2013

Viejos senderos


Viejos senderos

Tus ojos son fieros relatos,
Pasado histérico de melancolía.
Tus mandíbulas de fieros gatos,
Pasajes por los que yo actuaría.

Aciago destino,
¿Por qué entorpeces mi camino?
Ansiada soledad,
¿Por qué alimentas mi impiedad?

Impiedad levantada,
Sobre guiso de lebrada.
Alma enfurecida,
Sobre la huida vida afluida.

Ríos que desembocan,
Afluentes que descolocan.
Pensamientos que fluyen,
Sobre almohadas que imbuyen.

Sueños que desaparecen,
Palabras olvidadas.
Tu rostro recuerdos que vencen,
Viejas reliquias sagradas.

jueves, 24 de enero de 2013

Cosas absurdas que invento por Ask

Noches de soledad,
cielos oscuros.
Sentida impiedad,
sopena de cianuro.
Su voz emana improperios.
Su corazón encierra condenas.
Sus ojos son fieros yesos.
Sus manos quiebran.
Las rosas son rosas,
las violetas son violetas.
Esta poesía es loca,
cuanto menos de bestias.

Apolo & Dafne - Bernini


Apolo & Dafne - Bernini


Luces y sombras, magnificencias de un pasado glorioso, neblinas perfiladas de la muerte de la Pitón. La devastada Tesalia gemía en su despertar, más el propósito y la osadía de Apolo lo llevarían a cebarse del negro pozo de la opresión. Cupido, hijo de Venus y Marte, decidido a imponer la digna daga del destino poseyó con el yugo de sus flechas los corazones de Apolo y Dafne. Pero la desdicha no tardaría en hacerse patente. Una injusta pasión despertó en ellos, innecesaria y problemática. Sobre Dafne cayó una bruma pesada de incertidumbre, miedo, terror, fue presa de la desconfianza y del delirio. Una broma del destino, una melodía acelerada. Se veía pérdida, solicitando ayuda a su padre gritó tan desesperadamente que la corteza le encerraba el pecho, sus cabellos se transformaron en hojas verdes, sus brazos en ramas, sus pies quedaron fijados al suelo, y finalmente adquirió la forma de un laurel. Apolo rindiéndose al virtuosismo de Cupido abrazó aquel árbol, mientras sus ramas se deslizaban sobre sus labios. Confuso, desorientado, decidió consagrar el laurel y equipararlo a la más elevada de las virtudes, el triunfo, símbolo de lo imposible.


martes, 22 de enero de 2013

Inspiración



Brumas pasajeras que se elevan como plumas,
Relojes de arena dónde los más alegres se apenan,
Incertidumbres sobre vastas praderas repletas de mimbres.
Sueños, sueños, sueños, sueños, sueños son.

Ventiscas heladas sobre elevadas cornisas,
Ventrílocuos cuyas risas apremian,
Sonidos sinceros que suenan como timbres.
Sueños, sueños, sueños, sueños, sueños son.

Principios melódicos de acrimonia,
Bienaventuranzas venidas a abundancia,
Melancolía hecha caligrafía.
Sueños, sueños, sueños, sueños, sueños son.

Sueños que retornan a agonía,
Agonía sentida como armonía. 



lunes, 21 de enero de 2013

B GATA H KEI


B GATA H KEI

En esta comedia pseudo- romántica del género Seinen escrita por Yoko Sanri, y adaptada al anime, se puede esperar uno cualquier cosa menos un Ecchi disfrazado dotado de tintes de humor constantes. Esa es la realidad que uno se encuentra desde el primer episodio, situaciones absurdas, paradójicas e incluso tópicas, puestas en escenas… Mediante la perturbada mente de Yamada, una joven popular y estilizada, cuyo objetivo es acabar el instituto habiendo perdido la inocencia con hasta cien chicos.



La serie dividida en un total de un total de 24 episodios de unos 12 minutos de duración, narra la experiencia romántica de Takashi Kosuda, un joven de lo más común y acomplejado que por vicisitudes del destino se encuentra con Yamada caída literalmente del cielo. A partir de ese momento su vida empezará a ser absurda, emocionante, divertida… Poco más podría contar si deseo mantener la emoción para que la veáis, lo que sí os puedo asegurar es una sonrisa de mejilla a mejilla en cada episodio.

Pese a sus alocados tintes de erotismo, no es un hentai, ni siquiera un ecchi. Su trama se basa en reflejar la inocencia de los personajes hacia cuestiones picantes desde tintes humorísticos, desarrollando lo que será un romance atípico. Lo más destacable son las situaciones absurdas a las que los protagonistas se verán sometidos, tratando desde un trasfondo algo más elaborado para quién sea capaz de percibirlo temas como los celos, el amor, las relaciones fraternales… Con unos secundarios bien elaborados que van desde la típica chica hiperactiva hasta aquella que está enamorada del protagonista y no logra reunir el valor suficiente para declararse.

En síntesis, sí necesitas algo que alegre tu día este es tu anime. 

domingo, 20 de enero de 2013

Caronte


Caronte


El día desata lo que en otro tiempo fueron copos de rosas y jazmín. Esperanzas sometidas a incertidumbre. Sentimientos elevados a la esfera de un imposible. El desatino de un fuerte oleaje que rompe en la deriva el alma esperanzadora de un nuevo amanecer. La presencia traslucida de su sonrisa, en la lejana inmensidad, tan inquietante e imponente como en un primer momento.

No soy el hombre más valiente de este mundo, ni tampoco el más inteligente. Confinado encuentro mi existencia en el averno de lo posible. No sé como actuar, tampoco es algo que me enseñaron. Un vasto océano se extiende sobre mis pies, en una única dirección, pero sin esperanzas de llegar a lo que muchos tomarían por un destino incierto. Desconozco si estoy vivo, o sí por el contrario erro continuamente buscando salir de las puertas del inframundo.

El cielo parece deslumbrar lo que pueden ser noches eternas, incesantes, sin término ni principio. La brújula se dispara, y el rumbo se muestra turbulento. Mis pies encallados sobre el mástil continúan resistiendo con fatiga la tempestad, mientras a lo lejos parece que se divisa ciertos resquicios de su presencia.

Sin duda, es ella. La madre tempestad materializada en el único deseo que alumbra mi sendero. Las cavernas de Hades envueltas por centenares de lágrimas acumuladas durante siglos, ahora conocido todo aquello como la laguna Estigia, parecían palidecer mi presencia, mientras su esencia se hacía cada vez más lúcida y evidente. En sus manos portaba un viejo cofre, con lo que habría de ser mi corazón. Intacto a pesar del tiempo de yugo bajo las exigencias del Olimpo. En ese instante logró abrazarse a todo cuanto para él era la vida, y desaparecer de las impertinencias del azar. 


miércoles, 16 de enero de 2013

El juego del azar


El juego del azar

Esa maldita odisea que parte desde los confines del averno hacia Ítaca, es solo la locura de la mente enturbiada de este escritor. Proeza destinada al olvido de remotos tiempos imperecederos. Su recuerdo es reciente, más su olvido imposible. En la noche más oscura, veo confinadas mis posibilidades al azar de un juego que puede desembocar en la desolación. Voces que susurran verdades inquietantes de un pensamiento abrupto que envuelve las sombras para sí. Un juego mutuo que tiende a perpetuarse, cuyas reglas son absurdas, y cuyos participantes títeres ante la creencia de una victoria justa. Dados invertidos, en un tiempo escaso. Leyes sobrenaturales alteradas ante una presencia fugaz. Dos mentes juegan, rivalizan, y se comprometen. Un destino cruel juega con su separación, son solo palabras alteradas por la percepción. Una línea de desorden que altera las ideas de lo que podrá ser un barco a la deriva. Al final de la partida solo queda la esperanza de que un azar determinado por la casuística sólo sea producto de un destino aciago.


martes, 8 de enero de 2013

Yosuga No Sora


Yosuga No Sora

Yosuga No Sora (ヨスガノソラ) es un seinnen creado por Takashi Mikaze, resultante de la adaptación de Estudio Feel sobre la novela visual de nombre homónimo. Es un anime tan corto como relevante. Anteriormente, realicé una reseña sobre el género Ecchi, pues si bien, este anime es una puesta en escena madura con situaciones dirigidas a un público más curtido en problemas latentes como puede ser el incesto o  la infidelidad conyugal, nos encontramos antes distintos tintes de Ecchi que hacen que el protagonista a lo largo de doce episodios acabe entablando una relación algo más que amorosa con el personaje secundario al que ayudó, todo ello conectado por sentimientos que poco a poco fueron floreciendo y estallaron ante la posibilidad de lograr una determinada meta. Otro rasgo que vincula a este anime como Ecchi es la presencia de un amplio repertorio de personajes femeninos, que aunque bien trabajados en cuanto a historia y relación pasada con el protagonista, terminan constituyendo el prototipo de chico rodeado de un conjunto de personajes femeninos bien estereotipados.


domingo, 6 de enero de 2013

Entre las sombras


Entre las sombras

Distópico, pictórico, prehistórico… Qué más dará. El mundo es mundo desde que el ser humano lo hizo así. El día más nublado se cierne sobre una extensa inmensidad. Miles de ojos entornados al son de un eclipse de épicas  dimensiones. Todo quedó anegado de una profunda oscuridad. El miedo hacía mella de inválidos resquicios de mediocridad, la virtud había desaparecido y la esperanza era solo una utopía. Nada parecía importar, salvo la destrucción… y quizás, a lo lejos, alaridos de quiénes su fin era más que inminente. Entre las sombras, exactamente, así es comienza la historia de dos héroes que lograrían poner fin a decenios de oscuridad.

- Maldita sea, Preston. ¿Qué diantres ha pasado? Estoy rodeado de inmundicia. ¿Dónde estoy, maldita sea?
 – Buscó en su bolsillo resquicios de tabaco que se le deshacía entre las manos.- Este es mi fin ¿verdad? Esas malditas cosas no pararán hasta que destruyan la humanidad. – Sonrió, respirando vapor mientras la sangre le brotaba de la boca.

- Estás en casa, Steven. Toma, bebe esto. Has luchado bien, esos malditos han respirado de tu esencia. Aunque se reproducen como las ratas, estas cosas infectas acabaran dominándonos, no sí antes fusilar unas cuantas cabelleras – Le entrega un poco de licor que guardaba.- Es una imagen desoladora. Ya no queda civilización, tampoco esperanza. Sabes Preston, siempre he pensado que la esperanza era de débiles, solo aquellos con el corazón ungido sucumbían con el fin de algo mejor. Pero, míranos, un viejo cowboy de Dallas, y yo, un ex convicto de la prisión provincial, luchando codo con codo contra estas bestias. – Sacó de su bolsillo un habano, en el instante que se sentía embriagado con su olor, escuchó un ruido-

- Buscad entre la maleza. – Becerreaba, mientras sus profundos ojos se clavaban sobre el escondrijo de Preston y Steven. Era un ser realmente horroroso, un esperpento. Una maquiavélica creación de un ser superior al que le gustaba jugar al quién es quién. Sus orejas afiladas, dientes de sierra y prominente olfato les asemejaba a un hibrido entre humano y jabalí. Centenares de ellos, quizás más, hicieron un cerco, acampando en la intemperie.

- Ahora, Preston. Salgamos de aquí – Hizo una señal, mientras cargaba el fusil.

- Nos mataran, Steven. Nos mataran. – Repetía incesantemente.

- Quizás lo hagan, ¿y tú fuiste cowboy? Mírate, das pena. Levanta, coge el fusil. Te recuperaras de esa herida, y si tienes que morir, sé un hombre, sal y lucha. Luchas hasta que el corazón se te salga de las entrañas, hasta que tu último aliento sea una bala de plomo en su costado, solo así, todo esto habrá merecido la pena. No seremos héroes, pero al menos, moriremos con honor.

- ¿Dónde tienes pensado ir? – murmuró entre dientes. El dolor aún le era demasiado reciente, y solo se tambaleaba al caminar.

- Orleans. Tengo entendido que existe una diligencia.

- Tengo entendido – interrumpió.- Qué existen aún multitud de diligencias en Estados Unidos. Resquicios de humanidad. Pero también que están sucumbiendo presa de la falta de recursos. Racionalizan la comida, cada uno lucha por lo que es suyo, se ha perdido toda autoridad – vomitó un poco de sangre, que le hizo pensar en su familia, ya muerta.- ¿Qué diferencia a esas personas de las bestias?

- Son humanos, por Dios Preston, son humanos con los que podemos dialogar. Buscamos un fin común. Y no, no es esperanza lo que siento ahora mismo, pero mientras exista una milésima de segundo que nos permita salir de esta pesadilla, hagámoslo. No perdemos nada yendo, ¿aquí? Solo destrucción, y vacío. Es cuestión de horas que nos encuentren. Vamos – le tendió la mano.-

- Será mejor que vayamos con cuidado. Tengo entendido que esas bestias escuchan murmullos entre la penumbra.

- ¿De cuánta munición contamos?

- Déjame ver. Nada, nada, nada… Dos revolver escasos de munición, y una corredera cuya pólvora se ha mezclado con el tabaco. Llegaremos al fin del mundo, Steven. Vamos diablos emerged – levanto la voz quedándose casi afónico.-

Todo parecía tranquilo. Ni si quiera corría viento. El fango les llegaba a la altura de las rodillas, y caminaban sobre una especie de ciénaga recubierta de miles de hojas caídas sobre lodo negro. El aire estaba perturbado, y el horizonte no resultaba muy prometedor. Tan solo faltó el instante para pasar de un estrecho a otro, cuando el rechinar de un casquete de bala pareció rozar sus cabezas.

- ¿Dónde cree que están, señores? – Era un viejo casi cadavérico, de semblante frío y mirada hosca. En su chaqueta portaba el símbolo de sheriff, y sobre sus manos una voluminosa escopeta semiautomática. – Os lo advierto, no queremos forasteros en nuestros dominios. Mi gente y yo nos bastamos para expulsar a los demonios de estas tierras.

- Sólo somos viajeros, baje su escopeta viejo – Gruñó Preston.

- Calma, Preston. Somos dos humildes errantes que por incauta casualidad erraron al perderse en sus parajes. Ruego que nos disculpe, amable anciano. –En ese momento, desenfundó la pistola, y le pegó un tiro en la rodilla.- Ahora bien, si no desea morir, díganos, ¿quiénes son?

-Cientos de escopetas emergieron de entre las sombras, con su mira puesta sobre Preston. – Suelta al viejo, gritaron. Deja tus armas dónde podamos verlas, en el suelo.

Ambos fueron amordazados y llevados a una especie de campamento guarnecido. Disponían de abastos, ropajes, milicia… Civilización, al fin y al cabo.

- ¿Qué hacían en nuestras lindes? Hablareis, ¡oh! Ya lo creo que sí. – Preguntó un hombre, de aspecto mullido. Disponía de elegantes ropajes, parecía ser el líder de aquella comunidad.

viernes, 4 de enero de 2013

Dakara Boku wa H ga Dekinai


Dakara Boku wa H ga Dekinai

Dakara Boku wa H ga Dekinai es un anime de género Ecchi, trasladado del manga de nombre homónimo por el estudio Gokumi, con todos los tintes de erotismo, locura y muchosidad que ello conlleva. Normalmente acostumbro a analizar animes de género shoujo o shonnen, pero el arte a veces puede ir conjugado con tintes eróticos. Al igual que un pintor acostumbra a plasmar la viveza de un mundo imaginario, o un escritor crea universos de evasión, en este análisis abriré una puerta hacia un género más maduro, pero no exento de estereotipos.

Lo primero que deberíamos tener en cuenta en la calidad del dibujo, un dibujo realizado en alta definición, que sin ser del otro mundo, resalta en la caracterización de sus personajes, y la imaginación fetichista del autor de esta obra, que no es otro que el mismo Pan Tachibana autor de una serie de novelas cortas ilustradas por Yoshiaki Katsurai. En el caso de este anime los diseños corresponden a Kamimoto Kanetoshi, mostrando gran cantidad de aspectos que serían censurables en occidente.

jueves, 3 de enero de 2013

El espantapájaros


El espantapájaros 


Esta es la historia de un humano, que pretendía ser espantapájaros. Cada día, cuando las luces del Alba despertaban, corría por verdes praderas, notando la suave brisa que acariciaba su piel, era un momento especial para él, quizás inmortal. Solo quería que fuera eterno, para siempre. Como casi todos los días le daba por adentrarse en sinuosos caminos de piedra que no llevaban a ninguna parte. Era libre, desprendido de toda responsabilidad, eximido del mundanal ruido de la urbe. Todos sus placeres consistían en ver como las golondrinas migraban, las ganzúas emprendían vuelo, los cuervos graznaban, y los zorros tejían sus madrigueras a la espera de un invierno que estaría por llegar. En el suelo, los topos removían la tierra, y el equilibrio desaparecía, haciendo que los escurridizos conejos brincaran en alza, y sortearan las piedras. A los lejos, en las cumbres de los atisbos montañosos se podía vislumbran la confrontación de dos machos cabríos cuyo cortejo parecía rendir pleitesía a la propia madre naturaleza. El sonido del viendo al mecer las hojas, en ocasiones acompañados de aullidos lejanos hacia que todo aquello pareciera mágico e irreal.

Aquel joven, tenía un viejo sombrero de copa, raído por el viento. Su rostro era inexpresivo, como si se sintiera cautivado por la magia de aquel ambiente. Pálido, moreno, alto y con ojos oscuros, daba la sensación de pertenecer a aquel ecosistema. Portaba un viejo palo, a modo de bastón, y una mosca azulada muy característica. Su mirada se posaba hacía un horizonte infinito, resultaba muy curioso y ciertamente desconcertante.

Un cuadro de una primavera frugal de cuyo artista, seguro que recibiría los más altos honores tras su muerte. Era arte, y no ese arte abstracto que acostumbran a vendernos como sentimental, era arte auténtico. Cada vez que lo mirabas, podías sentir la viveza de sus formas, podías sentir como iba cobrando vida poco a poco, hasta convertirse en una constante, era real. Estaba creando vida. No sé, quizás fue la frustración o el delirio, pero sintió como los cimientos sobre los que había logrado cimentarse comenzaban a derrumbarse. Cogió acuarelas y acrílicos, y realizo mediante una mezcla de magenta, lila y marino un cielo tempestuoso, en el fondo una figura oscura.

El joven que quería ser espantapájaros se sentía atrapado. El cielo tornó a oscuridad, parecía como si fuese a ser tragado por una nueva dimensión. El viento levantó con fuerza, y lo que era antes el silbido de un ruiseñor, se transformó en fuertes rugidos. La naturaleza había roto su equilibrio. Intentaba sostenerse con todas sus fuerzas a la tierra, pero los animales habían desaparecido, y lo que antes eran verdes prados y repisas rocosas, ahora solo era una inmensidad oscura y grisácea. En su interior palpitó una fuerza interna. Un montón de tinta roja comenzaría a ebullir e impregnó todo el ambiente.

Debía de crear algo novedoso, no solo vivo, sino que transmitiera algo más, algo más de lo que la vida acostumbra a mostrar. Cogió el bote de acrílico, y con un rojo vivo, fuerte y cálido, impregnó todo el paisaje. Quedó una especie de ambiente entre mezclado. La viveza de la primera parte de su obra, se había convertido en algo abstracto, pero estaba dispuesto a darle forma.

Inmóvil, ahora se sentía más liviano. Tendido sobre una cruz de madera, con sus ropajes raídos y el sombrero de copa sobre su cabeza, esgrimió una amplia sonrisa de mejilla a mejilla. Tenía el bastón en su mano, pero ahora ya no se movía andando. Volaba. Daba un impulso tan fuerte sobre el palo de su eje, que debido a su peso tan liviano podía alcanzar las nubes. Era un espantapájaros, lo que siempre había soñado. Ahora todo volvía a ser verde y puro, la naturaleza había recuperado su estabilidad, y el podría vivir por siempre en ese ambiente tan mágico.

Su sonrisa sería contemplada por todo el mundo. Al fin había logrado el cuadro perfecto. Era un cuadro tan bello, como vivo, aunque lo principal es que transmitía felicidad. Todo el que posaba su mirada sobre él, podía contemplar el rostro sonriente del espantapájaros, ver como una sensación viva de alegría comenzaba a dominar su cuerpo. No se puede describir con palabras, tienes que mirarlo para vivirlo. 


martes, 1 de enero de 2013

Feliz Año Nuevo


Chronicles of a reader os desea un próspero 2013, que sea un año en el que todos vuestros sueños se cumplan.


Memorias hacia la inmortalidad

Memorias hacia la inmortalidad

Memorias hacia la inmortalidad es un nuevo blog que he abierto para desarrollar una especie de novela visual con distintas historias. Por ahora solo es un proyecto. También colgaré en ese blog distintas actividades y reseñas relacionadas con el sector otaku, manga o anime.

http://memoriashacialainmortalidad.blogspot.com.es/

Espero vuestras visitas y participación.


Ciudad Fantasía - Episodio Piloto


Episodio piloto, no exento de futuras modificaciones sobre la novela "Ciudad Fantasía".

Preámbulo: Artes Arcanas

Siglo XVII. Continente de Ospentia. Región de Arkós. Las runas ancestrales escondían una ancestral leyenda que decía así:
El poder que ha sido legado por
 los dioses, permita la creación de una dimensión fantástica, un continente en medio de la nada, cuya conexión supondrá el caos. Solo el héroe logrará reunificar el destino de dos mundos.”

- Amadeo, insensato, abrirás un portal maldito. Volvamos a Ciudad Platina. – aconsejó Tyrian mientras blandía su espada en alto en actitud amenazadora. En otros tiempos hubiera accedido en razón de venganza, pero su honor le impedía hacer uso de las artes arcanas, había jurado lealtad a la casa Pully, la cual según sus creencias algún día lograría unificar el continente de Ospentia.

- Llegó la hora, hermano. Esto es un presagio de los dioses. Por fin el poder absoluto será mío. Ospentia perecerá bajo el yugo de una sola corona – En ese momento surgieron del suelo dos haces de luz oscura que fluctuaron sobre la atmósfera, envolviendo de oscuridad todo cuanto les rodeaban. Un inmenso poder acababa de despertar, y ahora tenía un cuerpo dónde materializarse. El cuerpo de Amadeo se estaba transformando, adquirió un aura oscura, con un cuerpo intangible.

- ¿Qué te ocurre hermano? ¿Estás bien? ¿Qué te ha pasado?- Tyrian no podía creer cuanto sus ojos contemplaban. Cierta sensación de impotencia le envolvía el cuerpo, por más que abría los ojos no podía encontrar a su hermano en aquel extraño ser, simplemente ya no lo era. Como una sombra se abalanzó sobre él, y sin mediar palabra le dio una estocada, dejándolo inconsciente en medio del bosque. Desapareció.
Horas después, en el hospital de Cuerna villa.

- Tyrian, mi querido amigo, ¿cómo se encuentra? – Preguntó Amber válido de la casa Lowell. Era una persona de mediana edad, semblante noble, unos agudos ojos verdes que se clavaban sobre la mirada del resto del resto de personas dándole la facultad de ser muy observador. Llevaba un elegante traje de estilo rococó, muy a juego con un perfilado y estilizado bigote. Como representante de los Lowell, sentía un gran apego por la casa Pully, y por Tyrian, a quién consideraba como un hijo.

- Diversas heridas en el costado, nada que el reposo no pueda curar. Lamento que deba verme en tan terribles circunstancias, no fui capaz de disipar la duda que había en mi hermano. La irá lo cegó, y cayó preso de las artes arcanas… Es todo tan complicado, nuestra casa, la casa Angee cayó debido a la emergencia de la casa Sturgan y es algo que debo asumir. Es por ello, que consagré mis esfuerzos en proteger la casa ancestral de los Pully, y fracasé. – Declaró en unas condiciones paupérrimas. Se encontraba acostado sobre un lecho de paja, dónde paños de agua caliente y licor calmaban sus heridas.

- No lo considere un fracaso, hijo. Es cierto que Amadeo es un tanto incipiente, haré todo lo posible por averiguar su posición. En estos instantes, la cuestión trascendental consiste en la desaparición del patriarca de la casa Pully. Algo oscuro se cuece sobre los 4 grandes linajes de ciudad Platina. El mando de la casa lo ha acogido su hijo Gilbert, pero debido a su prematura edad, ha sido delegado en su madre Susan. Como soberana es espléndida, de férreas convicciones y sé que no se dejará doblegar fácilmente, pero como señalé me preocupa su seguridad, así que te dejo al mando de la educación en la disciplina bélica del joven Gilbert. – Esas últimas palabras pulularon de forma tajante, haciéndose resonar por toda la habitación. El panorama era lamentable, miles de mullidos y enfermos agonizaban un fin predecible, por lo que en tales circunstancias Tyrian podía sentirse incluso afortunado.

- No se preocupe, esa será mi labor a partir de ahora. Lo instruiré en el arte de la espada – Respondió Tyrian, segundos antes de entornar los ojos, y quedar recostado.