lunes, 3 de diciembre de 2012

Air


Air



De los productores de Clannad y como antecedente a este he estado analizando este anime del género shojo- dramático producido por Kyoto Animation bajo la dirección de Tatsuya Ishihara, y de Fumihiko Shimo como escritor. El diseño de los personajes está basado en los originales de la visual novel diseñados por Itaru Hinoue.


Se estructura en un total de doce episodios divididos en tres arcos argumentales: sueño, verano y  aire.

Kunisaki Yukito es un trotamundos, no tiene más lugar salvo el ancho mundo, dónde divierte a la gente con un espectáculo de magia y marionetas algo sobrio. Al principio se desconoce su procedencia, y se nos presenta como un artista frustrado. Pero sus intereses dejan entrever algo más profundo, la búsqueda de una utopía, la plasmación de un sueño. Desea encontrar a la chica alada que vive en el cielo.

En su odisea llega a una pequeña ciudad costera dónde conoce a Misuzu con quién entrañará una peculiar amistad, que quizás pueda ayudarle a materializar sus sueños. Esto le permitirá conocer a todo un elenco de personajes femeninos a los que ayudará a resolver sus problemas, dejando entrever que sienten hacia él algo más que una amistad ¿amor? En algunos casos, el guión parece insinuarlo. Esto le permitirá echar raíces e incluso encontrar un trabajo temporal como asistente de un hospital.

En cada arco argumental va descubrimiento toda una serie de historias sobre la chica alada, todas relacionadas con instantes mágicos, que te hará indagar sí es producto de una especie de providencia, y siempre coincidiendo en la misma idea, un deseo inexorable por alzar el vuelo que podríamos interpretar desde una perspectiva metafórica, como un sentido a la vida, avanzar frente a las adversidades de la vida.

Es una serie de tintes muy dramáticos con un final reflexivo. El marco narrativo es muy condensando y ornamentado, por lo que requiere atención constante para comprender analíticamente cada hecho acontecido. A pesar de ser corta, si no estás acostumbrado a tanta intensidad se te puede hacer tediosa. En un primer momento podrías obtener una impresión equivoca, pero, en mi caso, viéndola por segunda vez logré descubrir que esconde mucho más de lo que dice, es todo un ejemplo moral de superación por la realización de un sueño.

El diseño de los personajes, como acostumbra este estudio, es muy realista. Es como si se tratara de una realidad paralela, dónde todo cobra vida desde una perspectiva en la que el dibujante sabe plasmar a la perfección luces y sombras, brillo, la sensación de movimiento… quizás es de los puntos más fuertes, la forma en la que te quedas maravillado por cuanto acontece, como si de un sueño se tratara.

La banda sonora es tranquila, serena y precisa. Transmite una sensación extraña, por una parte es melancólica, por otra parte esperanzadora.



En síntesis, es un anime que merecía una reseña, pero solo recomendado para aquellas personas que se sientan atraídos por la tragedia, y sean capaces de tener paciencia en cuanto al avance de su trama. Bebe de muchos estereotipos revestidos de un halo mágico, sin duda una maravilla para quién sepa apreciarlo.






No hay comentarios:

Publicar un comentario