domingo, 18 de noviembre de 2012

Motivos para creer


Motivos para creer

Miles de prejuicios nos asaltan a la cabeza en un mundo dónde nos guiamos por las apariencias. Turbio. Decadente. Interdependiente. Distante. La única preocupación es el ¿qué dirán? Miles de personas se aborregan, adoptan un estilo con el fin de ser aceptados. En ese instante te das cuenta del gran escenario dónde caminas, la cantidad de actores que interpretan, y las verdades que los guían.

Todo funciona como una gran obra de teatro, ¿quién será el director? La respuesta es sencilla. Tú. Parecerá una broma, pero es así. Somos los responsables de ejercer nuestra propia felicidad, pese a los impedimentos. En este sentido podría detallar una serie de películas entre la que destaco Intocable. 


El argumento está basado en una historia real documentada en Francia. Philippe un excéntrico aristócrata ha quedado tetrapléjico a causa de un accidente de parapente, por lo que ve como su vida tan solo está destinada al sufrimiento. En el fondo encuentra el valor para ser feliz y decide adoptar como cuidador a Driss, inmigrante de un barrio marginal, con quién trabará una amistad férrea. La unión entre lo clásico y la elocuencia tiznan este film de la pugna entre dos realidades que consiguen fusionarse en una amistad disparatada y sólida que hace pensar en las proezas del ser humano. Al cabo de tantos años de evolución, algo habremos hecho bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario