jueves, 8 de noviembre de 2012

Anarquía alegórica - Exaltación de la cultura -


A un buen compañero,

Miles de hombres levantan naciones, ¿Qué es una nación? Ernest Renan la sitúa como una metáfora, un plebiscito cotidiano, de la misma manera que la existencia del individuo es una perpetua afirmación de la vida.

Más allá de la pugna entre paradigmas, más allá del bien y del mal, más allá de la razón y el mito existe un mundo perceptible dónde fluyen las ideas. Es ese mundo el que nos permite avanzar hacia complejas formas de organización que requieren de cooperación a niveles económicos, dónde nuestros intereses se ven subyugados a la efímera representatividad que facilita nuestra libertad, pues ella es nuestra madre.

Sistemas de gobierno democrático… todos ellos nos brindan libertad. Libertad de decidir, libertad de actuar, libertad de reaccionar, libertad de enfrentarnos a todo mal. ¿Cuál es el por qué? La razón es el porqué, el mismo hecho de ser seres racionales nos posibilita la oportunidad de manejar la naturaleza a nuestro antojo, cuyo único fin debe ser lograr una paz perpetua, la expresión más elevada de la felicidad colectiva.

¿De qué sirve ejercer violencia ante la corrupción? ¿De qué sirve renegar de nuestras costumbres? Como decía Plauto “homo homini lupus”, da completamente igual a qué estadio evolucionemos, toda revolución tiende a la conservación del medio que le precede.

El ser humano debe tender lazos de solidaridad ante la dificultad, nunca entorpecerlos, conformándose así una comunidad cívica capaz de dotar a la nación de la legitimidad soberana de la que fue fundada, pues sin nación, sin Estado, nuestras facultades harían mella de nuestra ambiciosa naturaleza inherente tan solo contrarrestada por la difusión de la cultura y la educación, aquello que no es legado como el mayor bien humano sin precedentes.

En palabras de Bertolt Brecht 

“Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años, y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida, esos son los imprescindibles.”


No hay comentarios:

Publicar un comentario