lunes, 22 de octubre de 2012

Un poco de arte prerrafaelista





La cofradía inglesa prerrafaelista fundada en 1848 nos legó una visión precisa de la naturaleza que tornaba en simplicidad y sinceridad. Sus intereses fueron centrados en la leyenda medieval y el ciclo arturico. En este caso vamos a analizar sugestivamente la obra del británico victoriano John Atkinson Grimshaw.

Esta escena nos representa un paisaje oscuro y medido, mostrando sumo cuidado por los efectos de iluminación que consiguen atrapar el ambiente de la escena con gran detalle. El bullicioso andar, el asombro tecnológico... sugieren un fiel reflejo de una sociedad industrializada que alienta nuestros deseos de ebullición hacía un estado imperecedero. Un momento mágico de evasión que nos vuelve seres elitistas y comprometidos, adoptando un aire bohemio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario