domingo, 28 de octubre de 2012

Homenaje a un ángel: Zafón y el misterio del siglo XXI


Tiempo. Si no fuera una ilusión, cualquiera pudiera pensar que es lo que me falta en estos momentos. Ey, estamos en un perfil que pone “crónicas de un lector” y aún no comente, más allá de la exposición de proyectos literarios, aquellas obras que me han marcado. Siempre existen palabras que llenan de huellas el vacío de tu corazón, hoy me centraré en una obra del autor catalán Carlos Ruiz Zafón “El juego del ángel”.



Tengo que mencionar que Carlos Ruiz Zafón (1964- actualidad) es un best- seller en sí mismo. Con citas lapidarias  "siempre había sabido que quería ser escritor, desde que tenía 5 o 6 años" se configuró en lo más alto de la literatura juvenil con una novela de reconocido prestigio que me hizo indagar sobre este autor, y su forma de tan polifacética de concebir la acción.



El príncipe de la niebla me sumergió en un mundo de intrigas, de suspense desmedido dónde los protagonistas debían de hacer frente a un enigmático payaso que guardaba relación con una mansión, y el pasado de estos jóvenes.

Esta obra ganadora del premio de literatura Edebé en 1993 presentaba un arco narrativo situado en torno a la familia Carver y su traslado a una mansión situada en una pequeña localidad costera en la que suceden indistintos fenómenos que iremos descubriendo en el transcurrir de las páginas.

Como temas recurrentes podemos destacar el tiempo, la amistad con un lugareño relacionado con los sucesos acontecidos que tendrá la clave sobre lo sucedido diez años atrás obteniendo un papel relevante, y un villano revestido de cualidades místicas y que paradójicamente se nos presenta como el paradigma de lo que denomino como “hombre gris”, persona cuyos actos están movidos por intereses con indiferencia del resultado o los medios que pueda emplear para lograr esa resolución.

El clima de terror de esta obra es bastante logrado en ciertos momentos, aunque poco creíble si lo analizamos desde una perspectiva fantástica. El final constituye todo un tópico principio moral acunado por la teología, la redención por poner fin al mal. De este modo da un toque dramático, característico de este autor.

A partir de esta obra mi interés por el autor aumento de forma considerable leyendo otras novelas suyas como “Marina”, pero la que más me conmovió fue la “El juego del ángel” que a continuación paso a reseñar.


El juego del Ángel constituye un marco de aventura que da cita a la intriga, un romance desmedido y la tragedia por medio de un recurso innovador, la escritura como nexo entre la pasión y la amistad que permitirán conjugar un relato magistral.

Ambientado en la Barcelona de los años veinte del siglo veinte el autor nos sumerge en la piel de un joven escritor de cierto prestigio, relatando su sobresaliente evolución profesional y moral. La acción de la trama se sitúa en torno al descubrimiento de un libro olvidado que dará pie a que un ángel plantee el juego más difícil al que se ha visto sometido, la creación de una religión.


Un escritor nunca olvida la primera vez que acepta unas monedas o un elogio a cambio de una historia, bajo este arranque que indica una confesión del propio autor, podemos desvelar con posteridad aquellos referentes como Dumas, Poe, Borges o Mendoza claramente citados a lo largo de su trayectoria literaria. Esto hace que la novela se configure como un fiel relato de un amor apasionado por la literatura, amén de ofrecer espacios de reflexión sobre la muerte y la religión.


El resumen de esta novela queda sintetizado en la propia aportación del autor “Las palabras y el misterio de su ciencia oculta me fascinaban y me parecían una llave con la que abrir un mundo infinito y a salvo de aquella casa, aquellas calles y aquellos días turbios (…)”


En definitiva, Zafón es un autor de ideas firmes que nos envuelve en un halo de misterio con tintes dramáticos. Lo suficientemente bueno como para tenernos pegados a las páginas durante horas sin importar el quehacer, e incluso poder plantearnos una reflexión profunda sobre los misterios de la vida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario