miércoles, 31 de octubre de 2012

Pesadillas en Halloween

Es una fría mañana de Octubre. La último quizás que llegaré a vivir si llega a cumplirse la profecía Maya. Acabo de dar fin a un desayuno más escaso de lo que habitúo a realizar. Solo en el comedor, con los pies apoyado en el guardafuegos, junto a una mesita que había arrimado al hogar y en la cual había diversas obras de Edgar Allan Poe, tomos de Walking Dead o simiescas sombras que recordaban a extraños seres; confesaré, por tanto, que me sentía un tanto estúpido. Me esforzaba por despabilarme mientras mi mente imaginaba un mundo macabro y bizarro. En ese instante recordé que debía de plasmar todos aquellos pensamientos, darles forma, y crear una estructura.



Sangre, viceras, misterio... una explosiva combinación que me hizo recordar un film, el enigma del cuervo, que paso a continuación a reseñar:




John Cusak, Luke Evans y Brendan Gleeson bajo la dirección de James Mcteigue dieron vida a un conjunto de macabros misterios saldados con las vidas de muchos inocentes, y para cuya resolución tuvieron que dar rienda suelta a la imaginación y el raciocinio dentro de un ambiente victoriano de tintes barrocos.

En el Baltimore del siglo XIX el detective Emmett Fields deberá deducir algo sorprendente. Una cadena de asesinatos se está perpetuando tal y como son escritos en los relatos del periódico local, cuyo autor es Edgar Allan Poe. Paria social, y sin futuro este escritor será sospechoso de asesinato y no le quedará mayor alternativa que colaborar con las autoridades locales. Cuando todo apunta que alguien muy cercano a Poe puede convertirse en la siguiente víctima, ya hay demasiado en juego, recluyendo a un juego deductivo de tintes trágicos, en el cual entregará su propia vida por la de su amada.

En síntesis, este film constituye un híbrido de drama gótico, historia romántica y asesinatos en serie con algunas escenas de atmósfera bastante logradas que se conjuntan con la excelente interpretación de John Cusack como Edgar Allan Poe,

No todo el terror tiene por que ser bizarro. El terror literario de la mano de Stephen King en obras como "Carrie" nos guía en un sendero unidireccional hacía un mundo fascinante y perturbado.

Carrie Withe es una joven poco común que vive con su madre en una pequeña ciudad donde dónde todo el mundo se conoce. Su madre, fanática religiosa con ciertas perturbaciones mentales, la crió de forma severa y acorde a los designios de la divina providencia.

Esta vida tan estricta la situará en el franco de burlas de sus compañeras de colegio, quienes la denigran y la consideran como friki.

Todos estos problemas a los que debe hacer frente cristalizaron en el período de su menstruación. Su inexperiencia en este tema debido a que su madre lo consideraba como algo indigno de Dios que tan solo acarreaba el pecado la llevó a sumirse en la desesperación y sentir la humillación de sus compañeras.

Tras ese incidente Carrie empezó a desarrollar poderes telequinésicos. A partir de este momento la historia se centra en su vida y la de dos compañeras: Sue y Chris. La atmósfera de terror se dibuja en el momento de llegada al baile de graduación. Haciendo uso de sus poderes tomará carta de venganza contra toda la ciudad, en especial con su madre.

En síntesis, estamos ante una historia tópica americana, sencilla y leída con fluidez cuyo tema entronca con el rechazo social y sus consecuencias psicológicas. Sus personajes son planos y el final es fácil de predecir gracias a los recortes de periódico. Pero si nos alejamos de estas cuestiones y logramos fusionarnos con la atmósfera que transmite King lograremos perpetuarnos y llegar a experimentar toda la serie de situaciones macabras vividas.

Dentro del género Anime hay una serie de terror con un ritmo algo lento pero expectante  que sabe captar la atmósfera de misterio a cada capitulo que avanza. 

En another la historia se centra en una clase maldita y en una cadena de muertes inevitables. Hace 26 años en el aula el aula de tercero de secundaria asistía Misaki que era una compañera bastante popular... pero tras su muerte, sus compañeros decididos a no olvidarle siguieron actuando como si siguiera viva, como si nunca hubiera muerto.

En la primavera de 1998, Koichi Sakakibara es transferido a esa clase siendo participe del ambiente de terror que se palpaba en aquel lugar, especialmente con esa tal Misaki que contempla en el fondo, de forma solidaria y repudiada por sus compañeros.



Este anime producido por P.A. Work y dirigido por Tsutomu Mizushima como adaptación a la novela de terror y misterio planteada por Ayatsuji Yukito puede parecer lenta en un principio, pero conforma avanzamos nos vemos envueltos en un mundo fantástico conjugado con una historia siniestra que nos causa cierta situación de angustia, un tanto incomoda, al no poder predecir quién será el próximo en morir o dónde se esconde el culpable de todo mal. Los giros argumentales posibilitan este hecho, manteniendo una intriga constante hasta el mismo final.

En definitiva, es un anime de terror meticuloso y muy medido, con una trama apasionante y un final digno con tintes un poco orientadas al género gore. Es corto, y ameno. Si estás pensando en un anime que te mantenga en vilo y te cause cierto pavor, sin duda, este es tu anime.

Film, literatura, animación... algo no me cuadra. ¿Está pesadilla no piensa acabar? Como diría Stefan Zweig "no basta con pensar en la muerte, sino que se debe tenerla siempre delante. Entonces la vida se hace más solemne, más importante, más fecunda, más alegre." A lo que conjunto una aportación del gran Espronceda: "¡Sentenciado estoy a muerte! Yo me río: no me abandone la suerte". - De repente parece que una idea vislumbra mi cabeza - Por supuesto, detrás de la muerte, están los zombies. ¿Cómo si no íbamos a conquistar el mundo de los vivos?

¿Qué es un zombie? Diariamente me cruzo con miles de ellos por las calles. Aquellas personas fecundas en el ocio mundano, los vicios, el alcohol... pierden su mentalidad, su raciocinio, dejan de ser humanos. Yo mismo me considero un zombie en cuanto a mi apego a diversos bienes o circunstancias personales, pero ese es otro tema que abarcaremos, quizás, en otro momento.

Con respecto a la temática zombie vengo a reseñar una serie archiconocida por este mundillo "The Walking Dead", que supuso una adaptación de la serie de cómic homonima creada por Robert Kirkman y Tony Moore.



The Walking Dead nos cuenta como Rick Grimes, un policía Norteamericano oriundo de Kentucky, después de un incidente acaecido en cumplimiento del deber, despierta de su estado de coma para encontrarse con que el mundo ha sido arrasado y que en lugar de personas hay una increíble cantidad de cadáveres rondando por todas partes y deseosos de carne fresca.
Ante este apocaliptico panorama, Rick emprende la búsqueda de su familia. Con el paso del tiempo se muestra un Rick mas curtido y falto de sensibilerias que se unirá a un grupo de personas en busca de un lugar donde establecerse para poder hacer frente a la amenaza zombie que les acecha.
Aunque en principio la causa de la aparición de los zombies no se revela estos pasan en números posteriores a jugar un papel secundario, dando lugar al desarrollo humano y personal de los personajes y a las diferentes formas de enfrentarse ante este panorama de persecución, muerte y destrucción que han provocado los zombies.

Es pronto para realizar una crítica detallada y profunda sobre esta serie, pues son escasos los capítulos y cómic que he leído sobre aquella. Por ahora, es altamente recomendable para los amantes de los zombies pues supone una historia más humana, alejada de la percepción irrealista establecida por Resident Evil.

Esta pesadilla me atormenta, enarbola mi alma, me pide revitalización. Hoy, hoy es la noche de los muertos vivientes, la víspera de todos los santos, el retorno de un mundo de fantasía. Os deseo una próspera noche, espero que abundante en sustos. 

- Acabo de despertar, y me siento confuso. Hace frío, y ¿qué es eso? Maldita mi suerte ...-








lunes, 29 de octubre de 2012

Mirai Nikki


Actualmente el género anime está calando profundamente en la conciencia del público joven que ven en él un modelo fantástico de evasión, de identificación, e incluso conforma un estilo de vida para aquellos que observan lo exótico de la cultura oriental. Algunos de estos animes han llegado incluso a elevarse como grandes producciones al estilo hollywoodiense destacando entre estos el afamado manganime "Death Note" que goza de cuotas de popularidad mundial. Hoy vengo a reseñar un anime que sin llegar a aspirar a tanto, sigue esta linea de misterio y retorcida acción, Mirai Nikki.



Mirai Nikki ha llegado a nosotros de la mano del mangaka Sakae Esuno, y convertido en un anime de espectacular calidad por el estudio de animación Asread bajo la dirección de Naoto Hosoda. En él se narra las peripecias de Amano Yukiteru, introvertido estudiante de 2º año de secundaria, solitario y sin amigos. Su existencia la concibe como una compilación de hechos en su smartphone, como sí fuera un observador omniciente que representa una realidad de la cuál no es participe. La única persona con la que entabla relación es producto de su imaginación Deus Ex Machina, dios del tiempo y del espacio. 

La interacción entre lo real y lo ficticio propondrá un interesante survival horror, un torneo mortal donde 12 elegidos deberán luchar por su vida, el ganador será proclamado Dios. Las reglas son sencillas, cada jugador usará su diario de la manera más sutil para proclamarse vencedor, pero con un objetivo común, la destrucción de sus adversarios.

La influencia de Death Note se hace patente conforme avanzamos en la historia. Cada personaje tiene un modo diferente de ser concebido como Dios, alimentando un ego masivo sin importar las consecuencias. Conforme vayan madurando, cambiarán su modo de percepción de la realidad, adquiriendo una personalidad más humana y menos tecnicista

El avance de la serie nos plantea una dicotomia sobre la justicia. Cada poseedor adquiere una visión de providencia conforme a sus propias circunstancias personales. Amor, pasión, delirio... todo combinado y parcializado en un objetivo común, lograr conformar un mundo de a cuerdo a sus propios ideales.


La  primera impresión es algo sobria y exenta de calidad, sin embargo  la serie mejora a pasos agigantados conforme avanzamos en la trama hasta un final de infarto que nos muestra la percepción de una teoría multidimensional de la cuál se deduce la existencia de diferentes realidades interconectadas de las cuales no somos participes, y todo por obra de una providencia divina.

El punto fuerte de esta serie son los personajes y evolución. De ellos reseñaré los tres que más me impactaron. Entre estos destacaré a Yukiteru Amano, presentado como un personaje llorica e inútil que gracias a la ayuda de Yuno logrará hacerse valer por si mismo. Las circunstancias trágicas que le irán aconteciendo lo convertirán en el personaje más humano de la serie.



Yuno Gasai la segunda protagonista y equivalente a Kira en esta serie se presenta como una adolescente popular, inteligente, guapa y encantadora. Bajo esa máscara se esconde una niña maltratada por su familia que esconde tras de sí una misteriosa personalidad sádica y de enloquecida pasión por Yukiteru.



 
Chiflada y psicópata, es el personaje que hace brillar a la serie. Sus continuas ocurrencias nos sumergieran en un mundo irreal con el pretexto de lunática acosadora.







El último personaje a reseñar es una encarnación  profunda y metódica de L pero con la seguridad y firmeza de Near. Aru Akise presenta el ideal de convertirse en el mejor detective del mundo, lo que le permitirá ser capaz de deducir correctamente a los culpables de los asesinatos en serie. Su inteligencia sobrenatural le permitió dominar la maniobra psicótica de Yuno en más de una ocasión. Sus investigaciones resultaran claves para el final de esta odisea.

Esta serie no se encuentra exenta de escenas sangrientas, pero no es considerada plenamente como Gore.




En síntesis, estamos ante un anime psicológico y contundente, que cautivará a las mentes más hábiles y cuyo final será del agrado de todos. Si te gustó Death Note, este es tu anime.





domingo, 28 de octubre de 2012

Homenaje a un ángel: Zafón y el misterio del siglo XXI


Tiempo. Si no fuera una ilusión, cualquiera pudiera pensar que es lo que me falta en estos momentos. Ey, estamos en un perfil que pone “crónicas de un lector” y aún no comente, más allá de la exposición de proyectos literarios, aquellas obras que me han marcado. Siempre existen palabras que llenan de huellas el vacío de tu corazón, hoy me centraré en una obra del autor catalán Carlos Ruiz Zafón “El juego del ángel”.



Tengo que mencionar que Carlos Ruiz Zafón (1964- actualidad) es un best- seller en sí mismo. Con citas lapidarias  "siempre había sabido que quería ser escritor, desde que tenía 5 o 6 años" se configuró en lo más alto de la literatura juvenil con una novela de reconocido prestigio que me hizo indagar sobre este autor, y su forma de tan polifacética de concebir la acción.



El príncipe de la niebla me sumergió en un mundo de intrigas, de suspense desmedido dónde los protagonistas debían de hacer frente a un enigmático payaso que guardaba relación con una mansión, y el pasado de estos jóvenes.

Esta obra ganadora del premio de literatura Edebé en 1993 presentaba un arco narrativo situado en torno a la familia Carver y su traslado a una mansión situada en una pequeña localidad costera en la que suceden indistintos fenómenos que iremos descubriendo en el transcurrir de las páginas.

Como temas recurrentes podemos destacar el tiempo, la amistad con un lugareño relacionado con los sucesos acontecidos que tendrá la clave sobre lo sucedido diez años atrás obteniendo un papel relevante, y un villano revestido de cualidades místicas y que paradójicamente se nos presenta como el paradigma de lo que denomino como “hombre gris”, persona cuyos actos están movidos por intereses con indiferencia del resultado o los medios que pueda emplear para lograr esa resolución.

El clima de terror de esta obra es bastante logrado en ciertos momentos, aunque poco creíble si lo analizamos desde una perspectiva fantástica. El final constituye todo un tópico principio moral acunado por la teología, la redención por poner fin al mal. De este modo da un toque dramático, característico de este autor.

A partir de esta obra mi interés por el autor aumento de forma considerable leyendo otras novelas suyas como “Marina”, pero la que más me conmovió fue la “El juego del ángel” que a continuación paso a reseñar.


El juego del Ángel constituye un marco de aventura que da cita a la intriga, un romance desmedido y la tragedia por medio de un recurso innovador, la escritura como nexo entre la pasión y la amistad que permitirán conjugar un relato magistral.

Ambientado en la Barcelona de los años veinte del siglo veinte el autor nos sumerge en la piel de un joven escritor de cierto prestigio, relatando su sobresaliente evolución profesional y moral. La acción de la trama se sitúa en torno al descubrimiento de un libro olvidado que dará pie a que un ángel plantee el juego más difícil al que se ha visto sometido, la creación de una religión.


Un escritor nunca olvida la primera vez que acepta unas monedas o un elogio a cambio de una historia, bajo este arranque que indica una confesión del propio autor, podemos desvelar con posteridad aquellos referentes como Dumas, Poe, Borges o Mendoza claramente citados a lo largo de su trayectoria literaria. Esto hace que la novela se configure como un fiel relato de un amor apasionado por la literatura, amén de ofrecer espacios de reflexión sobre la muerte y la religión.


El resumen de esta novela queda sintetizado en la propia aportación del autor “Las palabras y el misterio de su ciencia oculta me fascinaban y me parecían una llave con la que abrir un mundo infinito y a salvo de aquella casa, aquellas calles y aquellos días turbios (…)”


En definitiva, Zafón es un autor de ideas firmes que nos envuelve en un halo de misterio con tintes dramáticos. Lo suficientemente bueno como para tenernos pegados a las páginas durante horas sin importar el quehacer, e incluso poder plantearnos una reflexión profunda sobre los misterios de la vida.


jueves, 25 de octubre de 2012

Evasión

Mientras cenaba un cuenco de ensalada sufrí un breve lapsus de evasión, que me hizo retornar a las peripecias de la monotonía. Una incesante tempestad  bienvenida del norte daba inicio a un preámbulo de debate que no traía más que discrepancias entre paradigmas. Al alza me vi arrastrado por Hume y Smith en una pugna que culminaría con un enfoque de pluralidad interpretativa. En ese momento, fue cuando me acordé de vosotrxs.

Sois cada vez más lxs lectores los que seguís las peripecias de este blog. Desde la enorme participación tendida por España, he de agradecer a Alemania, Irlanda, Estados Unidos y Latinoamérica su colaboración. No sé si el localizador para idiomas que coloqué en el blog pudiera ofrecer una traducción fidedigna de lo que relato, sin embargo, tengo la obligación y debo daros las gracias por detener un momento de vuestro tiempo para su lectura.



Hoy día es muy usual emplear el término 'evasión'  y relacionarlo con las grandes evasiones fiscales realizada por la oligarquía de corruptos y políticos alimentados por los fervores autonómicos a costa de no satisfacer las necesidades de la ciudadanía. Retomemos ese concepto de evasión como un término romántico, como lo que sugiere la Rima LII de Bécquer que decía así:


Olas gigantes que os rompéis bramando 

en las playas desiertas y remotas, 
envuelto entre la sábana de espumas, 
¡llevadme con vosotras! 



Ráfagas de huracán que arrebatáis 
del alto bosque las marchitas hojas, 
arrastrado en el ciego torbellino, 
¡llevadme con vosotras! 



Nube de tempestad que rompe el rayo 
y en fuego ornáis las sangrientas orlas, 
arrebatado entre la niebla oscura, 
¡llevadme con vosotras!. 



Llevadme, por piedad, a donde el vértigo 
con la razón me arranque la memoria. 
¡Por piedad! ¡Tengo miedo de quedarme 
con mi dolor a solas!


Aunque quizás sea Espronceda quién mejor escenifique todo lo relativo e imaginativo, lo imposible o lo impensable, y le de forma a un nuevo mundo. Aquel mundo que pretendo plasmar en este blog.





miércoles, 24 de octubre de 2012

Clannad



Hoy me centraré en hacer mención a un manganime que, personalmente, me marcó como persona. La adaptación llevada a cabo por el estudio de animación Kyoto Animation sobre 'Clannad', novela visual de relativo éxito producida por la compañía KEY culminó en una obra de valores sin precedentes. Estructurada en torno a dos temporadas, de 24 episodios planificados, se configuró como una Oda armoniosa dividida en numerosos arcos argumentales dónde los personajes mostrarían una madurez ante los problemas que emanaba humanidad y un derroche sentimental sin precedentes.



Podemos resaltar la mágica intercesión de dos mundos, dos realidades que encuentran un nexo de unión, y que iremos desvelando conforme vayamos avanzando en la historia. En un mundo viviremos los problemas personales de cada uno de los protagonistas derivados de su convivencia familiar y estudiantil, hasta la dificultad hallada en el acceso al mundo laboral, la creación de una familia y la responsabilidad de los hijos. 

"Odio esta ciudad. Está llena de todas las memorias que quiero olvidar. Ir a la escuela todos los días, hablar con amigos, y después regresar a la casa a la cual no quiero volver. Me pregunto sí algo cambiará si esto sigue así... ¿Llegará el día en que cambie?"


El otro mundo constituirá una realidad vacía dónde confluyen virtudes y sentimientos procedentes de las buenas acciones. En ella hallaremos una joven de carácter solitario que insuflará un soplo de vida a un robot que intentará ayudarla a acabar con su soledad. Conforme vayamos avanzando en la historia, se desvelaran una serie de misterios que nos aclararan todas las incógnitas e intrigas que en un primer momento pudiera impactarnos.




"Este es un mundo que ha acabado. Nada nace, nada muere. Ni siquiera el tiempo existe. Si fuese a buscar un lugar en donde nacer, me daría cuenta que no debería ser aquí. Había una persona en un mundo como este. ¿Podía verme? No nací en este mundo. La chica que vive sola en el mundo que terminó. La chica que vive en un mundo vacío e inmóvil. Por alguna razón, me interesaba."

La sinopsis queda centrada en torno a Okazaki Tomoya, un chico que cursa el último año de curso antes de poder acceder al mundo laboral. Decepcionado con su vida, no dispone de las mismas inquietudes que otros chicos de su edad. Su periplo, dicho de alguna forma, comienza al conocer a Furukawa Nagisa, una chica tímida y acomplejada, con quién acabará entablando un lazo especial, viviendo historias realmente extraordinarias.


En general, es un anime que recomiendo a todo tipo de públicos, con una calidad sobresaliente (de ahí el motivo de mi mención). No dejará indiferente a nadie, para los más sensibles lloraréis con el final.

Si estáis interesados en haceros con el manga o anime de Clannad contactad con el e-mail que facilito en esta página. Gracias por su atenta lectura,

 Att//: el director del blog

El sendero

Los avatares de la vida elevadas veces nos causan gran conmoción. Desde que te levantas hasta que finalizas la jornada te sientes encadenado a pautas, costumbre, normas que sugieren  un mundo regido por el individualismo y la virtud del propósito. Frustración, nostalgia, delirio, amor… todo ello guía nuestro sendero.

Nadie es poseedor de un diario capaz de vislumbrar el futuro como en el anime Mirai Nikki. Eso es precisamente lo que nos otorga la luz, el interés por marcar sueños, metas, de lograr un propósito, de conquistar el mundo. Creo que lo que pretendo transmitir queda bien reflejado en el siguiente fragmento de un poema de Tolkien, J.R.R.

“En el hogar rojo es el fuego 
y resguardado aguarda el lecho; 
mas nuestros pies no están cansados, 
quizá una roca, tal vez un árbol, 
que nadie ha visto sino nosotros, 
tras un recodo surjan de pronto. 
Árbol y flor, hoja y herbaje, 
¡dejad que pasen, dejad que pasen! 
Colina y agua bajo los cielos, 
¡corred, pasemos, corred, pasemos! 

Tras el recodo tal vez esperan 
nuevos caminos, puertas secretas, 
y aunque pasemos casi de largo 
tal vez mañana aquí volvamos 
tomando aquellas sendas ocultas 
que van al Sol o hacia la Luna. 
Manzana, espino, nuez y ciruela, 
¡dejad se pierdan, dejad se pierdan! 
Arena y roca, lago y cañada, 
¡que bien os vaya, que bien os vaya! 

El mundo al frente, la casa atrás, 
y muchas sendas que transitar 
entre las sombras hasta el ocaso, 
hasta que brillen todos los astros. 
Vamos del mundo, volved a casa, 
hacia el hogar, hacia la cama. 
Niebla y crepúsculo, sombras y nubes, 
¡dejad se esfumen, dejad se esfumen! 
Lámpara y fuego, carne y hogaza. 
¡Luego a la cama, luego a la cama! 

* * * 
¡Ho! ¡Ho! ¡Ho! voy a la botella 
para ahogar las malas penas. 
Vientos y lluvias pueden haber, 
y también mucho por recorrer, 
mas soñaré al pie de un árbol, 
viendo a las nubes ir en lo alto.”


martes, 23 de octubre de 2012

Ciudad Fantasía

¿Qué pasaría si la dicotomia entre lo irreal y lo real desapareciera? Ciudad Fantasía es una metrópoli única dónde irá a acontecer una serie de situaciones fantásticas enmarcadas en un romance poco común. Asesinatos, agendas, mafias, fantasmas... nos sumergirán en una situación apocalíptica  donde nuestros protagonistas tendrán que desenvolverse por medio del afecto, la locura y el amor, cubriéndonos de actos plenamente humanos frente a un antagonista común, el príncipe.

Quisiera reseñar que es la primera obra escrita por mí en la cuál he puesto todo el esmero literario del que soy precursor. Dentro de un marco de intrigas filosóficas, veréis una acción rápida dónde me ciño más en aspectos psicológicos y humanos que dan veracidad y facilidad de acción, que en los aspectos puramente descriptivos.

Es una obra temprana, no exenta de modificaciones. Actualmente tan solo llevo 24 páginas escritas, entorno a unos 5 capítulos de la obra, por lo que espero que tengan paciencia y comprensión, ante la situación de encrucijada que me encuentra debido a mi vida personal. Espero poder ampliarla muchísimo más. 

Os dejo un fragmento de la obra:

"Ciudad fantasía era un hervidero de lúgubres calles, dónde la decadencia brindaba futuro a la corrupción, y la proliferación de rateros. Pingüinos con frac surcaban la metrópoli, mientras los habitantes padecían un estado de cuasi desesperación. Aquella noche, la luz era tenue, dejando que las sombras tornaran a enormes manchas siniestras que entristecían la atmósfera. El sonido incesante de la lluvia golpeaba fugaz sobre una acera desolada. La oscuridad desdibujaba el rostro de un joven pálido, probablemente de carácter enfermizo, y moreno, cuyos ojos penetraban sobre una botella de ron a medio vaciar que le otorgaba una leve llama antes de la desesperación. Maldecía de forma incesante su suerte, mientras la gente lo miraba con desdén, haciendo muecas de desprecio. Segundos después cayó exhausto, exhalando lo que serían sus últimos momentos de vida.

La muerte de aquel joven fue contemplada con estupor. La gente andaba como patos sobre un estanque repleto de peces. Al llegar la ambulancia, el forense contempló que una bala del calibre 43 le había perforado el pecho. Como otro de tantos rateros sin identidad fue embalsamado y arrojado a una fosa común, dónde otros antes que él habían experimentado la tiranía del abandono."


Gracias por su atenta lectura:


Att//: El director del blog

lunes, 22 de octubre de 2012

Del terror a la mitología... Juan Miguel, un escritor polifacético [entrevista]

Por petición expresa del autor, paso a exponer:


Del terror a la mitología

Juan Miguel Sánchez Fernández nacido en la localidad de Adra, de la provincia de Almería. Hijo de agrícultores, lector avezado, de carácter frívolo y rival de Stephen Hawking en inteligencia. Autor de "Odio, la enfermedad del hombre", nos ofrece un adelanto de su próxima obra, de título aún por decidir:

  “Sintió la mirada atenta de la Archeomante sobre su espalda, y un casi irresistible deseo de arrojarla a ella de la plataforma con una ráfaga hizo que tuviese que apretar los dientes y pensar en otra cosa. Echó un rápido vistazo a sus compañeros de orden, y vio que los demás aeromantes se dedicaban a empujar a las bestias contra el suelo, convirtiéndolas en blancos perfectos para las llamaradas de los piromantes o las rocas de los geomantes. ¿Era eso lo que se esperaba de él? ¿Que se dedicase a facilitar la tarea a los demás? ¿Debía molestar a los lobos con ráfagas de aire mientras Shiro los abrasaba? Maldijo a Shiro, a los Maestros, a la Archeomante, pero por encima de todo maldijo su túnica gris y sus ridículos hechizos. Había pasado años practicando, para eso. ¡Para nada!”





Sinopsis: Arthelan, Dios de los Bosques, ha despertado de su largo sueño para ver cómo los inofensivos y poco numerosos hombres se han multiplicado hasta extenderse por todo el continente de Arádica, enseñoreándose de sus llanuras, colinas y valles olvidando o pisoteando los antiguos rituales de pacto con los dioses. Poseído por la ira, desencadena su manifestación como Dios de la Cólera y arrasa con todo ser humano que encuentra a su paso, sea rey, campesino, anciano, mujer o niño. Su consorte, Arthalys, Diosa de los Bosques, lo contempla rota de dolor mientras sus lágrimas bañan la tierra en un fútil intento por reparar la devastación sembrada por Arthelan.

Al otro lado del Mar Plácido, en el continente de Caelia, el Cónclave de Archimagos se reúne y decide que, siendo imposible enfrentarse al Dios, la única opción para la Hermandad es retirarse del mundo, recluyéndose en un nuevo hogar, un refugio que los protegerá del mundo exterior, de la ira de los dioses y los caprichos de los hombres. Nada pueden ni deben hacer los magos si unos y otros deciden aniquilarse mutuamente. Pero la cólera del dios ha venido acompañada de otro desastre: la Reliquia Sagrada de los magos, fuente de su poder, se ha corrompido y debe ser extirpada del seno de la comunidad o acabará por contaminar cuando se ponga a su implacable alcance.

Kilheid es un joven aeromante con un enorme deseo de conocimiento para el que las estrictas Leyes de la Hechicería, que imperan en el Refugio, suponen un obstáculo tras otro en su ansia por aprovechar su tiempo e incrementar su poder. Frustrado por las continuas decepciones, necesitará conocer el origen y el sentido de las opacas leyes que lo rigen todo pero de las que nadie parece saber nada. Finalmente, se encontrará obligado a elegir entre una larga vida vacía de significado por culpa de unas normas de conducta inaceptables y el peligro de muerte que supondría violar siquiera una de ellas, ante el cual su poder, creciente pero aún insignificante, nada podría hacer.

Entrevista al autor:

- ¿Qué le llevó a realizar una obra tan rica en mitología, y repleta de un mundo fantástico y evasivo?

- Siempre he sentido una especial atracción por la literatura fantástica, y una ambientación elaborada e imaginativa me parece requisito imprescindible para una obra de este género. 

- ¿Qué influencias ha tomado para su elaboración? ¿Podrías reseñar alguna de ellas?

- Muy especialmente me han influido en el campo fantástico la obra de David Eddings (Crónicas de Belgarath y Crónicas de Mallorea) y el dúo literario formado por Margaret Weis y Tracy Hickman, cuya saga "El Ciclo de la Puerta de la Muerte" aún hoy en día me parece lo mejor que he leído nunca en el género de Literatura Fantástica.

- Ha reseñado autores que superan en espectativas a los clásicos de Tolkien, pero tengo conocimiento de su dedicación a otros géneros... ¿Tiene algún proyecto independiente a este género?

- Ya tengo publicada una novela breve de ciencia ficción postapocalíptica un tanto alternativa, diferente a lo común en el género, llamada "Odio, la enfermedad del hombre". Dado su relativo éxito estoy trabajando en una segunda parte, a la vez que he comenzado un nuevo proyecto, también de ciencia ficción, pero en este caso de naturaleza distópica futurista.

- Sin duda, es un escritor que cuenta con cierta experiencia y consideración en el mundo de la literatura, alcanzando unas ventas de alrededor 350 libros, en términos aproximados. Para finalizar, ¿Qué palabras dedicarías a tus lectores?

- Les aconsejo que lean, lean y lean cuanto caiga en sus manos, sin miedo a desechar uno de los supuestos grandes clásicos que pueden resultar realmente infumables, buscando nuevos autores que si bien pueden tener menor relevancia, en ocasiones superan la calidad creativa de los autores famosos. Y si es posible, que escriban, pero recordando una lección importante: para escribir un libro, antes hay que leer al menos un centenar de ellos.

- Gracias por su entrevista.

-De ná Willy.

Gracias por su atenta lectura, recuerden que pueden promocionarse y enviar cualquier petición al blog a través de la siguiente dirección:

ramon.m91@gmail.com


Odio, la enfermedad del hombre


John, Michael y Harold son tres jóvenes universitarios en una tranquila ciudad, Wisetown. Una mañana, tras un fin de semana de aislamiento, descubren que lo plácido se ha convertido en desértico. Recorrerán las calles, limpias y repletas de vehículos vacíos, las tiendas y cafeterías abiertas con absoluta normalidad, sin hallar a una sola persona. Parece que todo el mundo sencillamente se hubiese esfumado. Un par de encuentros extraños darán paso a la confusión y el horror, y los tres amigos deberán luchar por mantenerse a salvo y tratar de comprender qué está ocurriendo, abrigando la esperanza de contactar con el exterior mientras cada uno es afectado de una forma diferente por la debacle.



Juan Miguel Sánchez Fernández es el autor de un thriller psicológico de terror, que nos sitúa en la piel de tres inexpertos jóvenes que se verán sumidos en un universo apocalíptico. En un estilo natural nos redacta la evolución que han de seguir, siempre con tintes humorísticos, y una armonía acorde a la de cualquier novela ligera. 

Como principal característica, reseñar, el novedoso uso de la temática zombie. Estamos ante un estado decadente de realidad, cuyo origen y efectos son totalmente desconocidos. La raza humana presenta un estado en ebullición de su lado más salvaje, haciendo que estos incautos jóvenes sean presa de desesperación, y logren sobreponerse hasta límites insostenibles.

Un poco de arte prerrafaelista





La cofradía inglesa prerrafaelista fundada en 1848 nos legó una visión precisa de la naturaleza que tornaba en simplicidad y sinceridad. Sus intereses fueron centrados en la leyenda medieval y el ciclo arturico. En este caso vamos a analizar sugestivamente la obra del británico victoriano John Atkinson Grimshaw.

Esta escena nos representa un paisaje oscuro y medido, mostrando sumo cuidado por los efectos de iluminación que consiguen atrapar el ambiente de la escena con gran detalle. El bullicioso andar, el asombro tecnológico... sugieren un fiel reflejo de una sociedad industrializada que alienta nuestros deseos de ebullición hacía un estado imperecedero. Un momento mágico de evasión que nos vuelve seres elitistas y comprometidos, adoptando un aire bohemio.