miércoles, 20 de junio de 2018

Lamia en el Liceo


Lamia en el Liceo


Por todo griego de cultivada mente es bien sabido la hecatombe cultural del Liceo,
Fundado en el 336 a.C. por el sabio Aristóteles, preceptor de Alejandro Magno,
Y discípulo del espíritu crítico que moraba en Sócrates, su maestro,
En cuyos diálogos reflejó el testimonio y alcance de su prominente calado.
Corría el 325 a.C. con un Aristóteles envejecido y presa del conflicto en su fuero interno,
Cuando una lamia de apariencia curtida y caros ropajes solicitó impartir costumbres,
El heleno, cabal en momentos, aceptó, pues no logró ver el verdadero rostro del averno,
Dejando las puertas abiertas a un mundo de cenizas y lumbre.
Kyriakos de Mileto, joven sofista y aprendiz del empirismo de todo fenómeno natural,
Paseaba por el salón cuando un perturbado hedor a sangre y azufre le hizo palidecer,
La en otros tiempos reina de Libia, ahora envejecida, y de mirada perenne, posaba en el mural,
Junto a una aglomeración de jóvenes que despojados de su lozanía, languidecen.
El terror no era más que un sentimiento infame para tiempos bélicos, oscuros,
Por lo que Kyriakos tomó la daga de plata de su funda, y la bañó en aceite candente,
La lamia con el rostro transfigurado en largos colmillos, una maldición bufó,
Y pese a las seis veces que la daga falló, su muerte fue inminente.
Ese día Kyriakos no solo liberó al liceo de una perversa lamia,
Sino que logró establecer el predominio del logos sobre el mito,
Pues no había en la Grecia moderna lugar para la mitología,
Y el conocimiento racional prevaleció.






sábado, 12 de mayo de 2018

María y la flor de la bruja


MARÍA Y LA FLOR DE LA BRUJA


La herencia de Studio Ghibli, y donde sus jóvenes talentos han convergido, se hace llamar Studio Ponoc que con sus diferencias, matices y recuerdos heredados nos han traído una gran producción artística: “María y la flor de la bruja”. Como si de una onírica obra de Hayao Miyazaki e Isao Takahata fuese, Riko Sakaguchi ha escrito un guion basado en la novela juvenil “The litle Broomstick” escrito por la británica Mary Stewart.


Las primeras impresiones son de una inmersión plena gracia a lo detallado y cromático de su dibujo que muestra un acabado limpio, simpático y que recuerda a otras producciones de sus miembros como “El recuerdo de Marnie”. Logran marcar su pauta distintiva con dibujos ligeramente distintos a los de Ghibli en los que prima el detalle y los efectos sobre el conjunto, creando una sensación de cuento de hadas que se posterga hasta el final de la película.



¡Qué decir de la banda sonora! Las melodías son suaves y emplean tonos crecientes que transmiten alegría. Acompañan perfectamente al desarrollo de las escenas – gran labor de dirección por parte de Studio Ponoc -, y los efectos son sorprendentes (si se apagase la imagen podríamos pensar estar escuchando una película de actores reales). En este aspecto valorar la importante labor interpretativa de sus actores vocales originales (japoneses) que logran otorgar personalidad y dinamismo a los personajes que interpretan.


Lo narrativo queda eclipsado por el dibujo, las voces y la banda sonora, pero no por ello resulta menos llamativo. María es un personaje complejo y bien construido, que queda naturalizado al abordar brevemente su personalidad a través de sus complejos y el propio contexto en el que se desarrolla la acción. Su evolución y relación con el resto del elenco de personajes es impulsora y logra hacernos partícipes de una hermosa historia que más allá de entretener trae un trasfondo de estudio interesante (experimentación con animales, abusos de poder, contextos familiares, entornos rurales, etc.). La narrativa transmite esa magia que podíamos ver en las producciones de Studio Ghibli, y a mis 26 años de edad me ha logrado emocionar y transmitir sensaciones felices y agradables.


Entre los aspectos relevantes pretendo destacar la gran imaginación, el excelente diseño artístico, el desarrollo de sus personajes y las múltiples lecturas que a ojos de un adulto se pueden obtener de este pequeño canto a la juventud. Adoro la creatividad de la que este film hace gala en todos sus aspectos, y de seguir esta senda puedo augurar un gran y esperanzador comienzo para Studio Ponoc.




En síntesis, ya seas joven o adulto si pretendes dejarte fascinar por este espectáculo visual no solo lograrás embelesarte por su belleza pictórica sino que terminarás con la esperanza de observar una perspectiva amplia que se abrirá ante ti y que solo depende de tu imaginación. Personalmente, es de esas películas que requieren de un visionado obligatorio de forma anual para escapar de la rutina y mostrarte que la vida es mucho más de lo que la realidad cotidiana nos hace ver.


viernes, 11 de mayo de 2018

Pétalos de arrogancia

Pétalos de arrogancia

Dos realidades pugnan en la sociedad,
Aquella en cuyas raíces hunde la tradición,
Y aquella de mediática siembra,
En cuyo grano anida el sentir de la fricción.
La aspereza del tiempo,
Ha prendido terrenos cobrizos,
Dejando cenizas sobre un lienzo,
Que ni el sol concede brillo.
Pese a apariencias espectrales,
La vida ha brotado,
Y no solo en una flor de encaje,
De color rosado.
Al estirar las manos caen pétalos,
Rosados y ocres,
Sobre arrogantes vocablos,
De pertinaz roce.