domingo, 18 de febrero de 2018

FANTASÍA OSCURA EN EL SIGLO XXI (I): JOE ABERCROMBIE


FANTASÍA OSCURA EN EL SIGLO XXI (I): JOE ABERCROMBIE

El panorama actual de la literatura fantástica se divide entre maestros y novicios que pugnan por colocar sus novelas entre la entelequia editorial y la herencia anglosajona de Tolkien. En el panorama de aquellos escritores que tienen un dominio profesional de la confección coherente en su narrativa tenemos a Sapkowski, G.RR. Martin o incluso Brandon Sanderson que han llegado al pódium intelectual del género de espadas y brujos por su enfoque más maduro, hilado y confeccionado de una narrativa en la que ponen sello propio a un género que suele ser denostado como juvenil debido a escritores de segunda fila que ciñen lo fantástico a protagonistas en plena efervescencia hormonal. En este contexto, Joe Abercrombie se abre paso jugando con la crudeza de un mundo donde los clichés de género quedan desmantelados, el desarrollo psicológico de sus personajes y una narrativa que fluye a pesar de contar una fase descriptiva que facilita la inmersión al lector y le permite recrear un mundo que evoluciona a partir del desarrollo de sus protagonistas.

Joe Abercrombie nació en Lancaster, Inglaterra, un 31 de diciembre de 1974. Su educación fue ejercida en el Lancaster Royal Grammar School y posteriormente se licenció en psicología por la Universidad de Manchester. Su lanzadera profesional se sitúa en el mundo del espectáculo comenzando como productor para la pequeña pantalla, y posteriormente inició carrera como editor de cine independiente. Durante este período comenzó a trabajar en su primera saga La primera ley, que le llevó dos años realizar, donde cogería prestigio y se situaría como uno de los escritores contribuyentes de la serie World of Fantasy de la BBC junto a autores de prestigio como Terry Pratchett. Entre su producción literaria podemos destacar:



  •  La primera ley (fantasía oscura): Trilogía compuesta por: La voz de las espadas, Antes de que los cuelguen y El último argumento de los reyes.
  • La trilogía del mar quebrado (corte juvenil): Medio rey, Medio mundo y Media guerra.
  •  Obras independientes relacionadas con el mundo de la primera ley: La mejor venganza, Los héroes, Tierras rojas y Filos mortales.
  • Relator cortos: The Fool Jobs y Yesterdad, Near A Village Called Barden.


Su trilogía de la primera ley es probablemente lo más maduro que he leído en el último decenio, presentando a personajes que rompen con el mito de protagonistas de grandes virtudes y de villanos de grandes sombras para desdibujar el mundo en una escala de grises que te deja con ganas de descubrir que es lo que realmente se cuece en el transfondo constructivo que se dibuja entre la marabunta de situaciones complejas y que esconden un matiz oculto en su desarrollo hasta llegar a un final inesperado. Sus personajes, por consiguiente, no actúan conforme a sus moldes tradicionales y la narrativa no conduce a una historia del bien contra el mal, por lo que se rompen los arquetipos de héroe y villano. Una paradoja de todo esto es que los personajes intentan cambiar a lo largo de la obra y adquieren cierta consciencia de su naturaleza y su imposibilidad por dejar de ser lo que son; esto supone una manipulación de las perspectivas idealizadas del lector que se ve incapaz de asumir que dirección tomarán o si sus decisiones conllevaran a situaciones evidentes (algo de lo que peca muchas obras de este género y que aquí se usa con real maestría).


Un aspecto destacable de su narrativa corresponde a la narración de las secuencias de acción, que son casi cinemáticas, con escenas que podremos recrear en nuestra imaginación como cruentas o viles, y que muestran un realismo propio de una producción historiográfica. La guerra el autor no la muestra como algo épico sino que perfila sus luces y contraluces, y en libros como Héroes, puedes ser partícipe de todas las causas y consecuencias que se pueden derivar de la guerra. La guerra en sus obras se mueve a través de una serie de personajes con sus propias motivaciones y voluntades dentro de una moralidad ambigua y que se sitúan como una sátira bélica que se apropia de un destilado humor ácido ya sea en los diálogos en medio de las atrocidades o en los propios intereses que subyacen.

En el desarrollo de la trama, podemos destacar que dispone de un inicio lento, descriptivo, que actúa como marco de presentación del mundo y sus personajes. Como si de una novela RIO se tratase, la trama se disuelve en diversas subtramas con distintos personajes que posteriormente acabarán hiladas, desarrolladas, complejizadas, y alteradas en el resto de sus libros. Así, poniendo como ejemplo la trilogía de la voz de las espadas, tenemos un primer libro que actúa como un prólogo de 700 páginas, un segundo libro que une las tramas con el trasfondo, y un tercer libro que actúa de colofón para situar a sus personajes en lugares y situaciones impropias de su desarrollo y recreando situaciones chocantes para conducir a un final que sorprenderá al más asiduo lector de fantasía. La trama es capaz de solventar todos los nudos que se plantean en su discurrir, se resuelve de forma madura y da dignidad al conjunto de la saga al conferir al género de la literatura fantástica de un estatus de alta literatura que gracias a Abercrombie se hace patente para quienes nos sentimos amantes de este género.

El trasfondo de la obra nos enseña un mundo realmente inmerso que no solo abarca la primera saga de Abercrombie, sino que se ve expandido y enriquecido con sus novelas posteriores, y que nos plantea un imaginario muy similar al Silmarillion de Tolkien –guardando las distancias-, y en el que el autor tiene juego para seguir mostrándonos qué hay más allá de aquello que se relata en sus novelas.


En síntesis, con Abercrombie asistimos a un momento de ebullición de la complejidad de la narrativa fantástica otorgando al género la dignidad y calidad que merece más allá de toda la producción de corte juvenil que abunda en nuestras librerías. Leer a Abercrombie debe ser la fuente de inspiración de todo escritor novicio en el género pues sus obras marcan lo que debe ser el futuro de una literatura fantástica de corte adulto y profesional.


miércoles, 7 de febrero de 2018

El individuo pensante


El individuo pensante

El caso del expediente Juan Díaz Carrasco estaba abierto sobre la repisa de un enorme escritorio vanguardista que dominaba un estudio pequeño en el centro de un antiguo edificio de la calle Puentezuelas. No era la oficina de un psicólogo, ni siquiera la de un estudiante de criminología sino un pequeño habitáculo donde Fredy García, un graduado en matemáticas con tiempo libre, intentaba despejarse resolviendo los casos que llevaron a ciertos individuos a ejercer la criminalidad.

-       Eres un facha Fredy, ¡un facha! No te das cuenta de que esos delincuentes son producto del sistema punitivo capitalista y que como sociedad somos responsables y peores que eso. – Le dijo Enrique Valdés, un profesor adjunto del departamento de ciencias jurídicas.
-       Me encanta los argumentos que me das, pero está claro que algo influyó en individuos como Francisca Ballmorana para envenenar a su marido e hijas. Deja de vincular tus argumentos al mero análisis ideológico y céntrate en averiguar qué factores influyen en el desarrollo de la psicosis social. –replicó Fredy con cierta reticencia a soltar una carcajada.
-       Me estás dando los mismos argumentos que me daría cualquier facha. Si quieres los documentos, cógelos y lárgate.- vociferó Valdés.
-       Tiene usted una idea muy errada sobre el término: ‘facha’, pero así lo haré. ¡Qué tenga un buen día! – se despidió Fredy.

Fredy tenía varios perfiles psicológicos de individuos conocidos por la prensa como “el sacamantecas” o “el chicle” y por más que movía la cucharilla del café no lograba ver las conexiones de aquellos individuos fuera del panorama estrictamente delictivo. Quizá no las hubiera y aquel pasatiempo solo fuese un modo de mantener su mente activa sin caer presa de su terrible adicción por los juegos de rol. Al rememorar su conversación con Valdés recordó en como este usaba la reiteración y el calificativo de facha como despectivo para referirse a estos individuos y tuvo la idea de concebir que igual la enfermedad era social. El intentar justificar los delitos de otros y achacarlos al sistema capitalista además de falaz resultó constituirse como un modo autoritario de desentendimiento social donde los problemas derivan de un sistema y con ello se salvaguarda la barbarie del individuo. ¿Querría eso decir que las ideologías socialistas responden a un utopismo veraz de la condición humana? Dándole vueltas Fredy llegó a entrever que la naturaleza humana tiene una parte de salvaje e indómita, y que solo un sistema con un código moral y penal podría permitir la convivencia del ser humano como ser social.

-       Fredy, ¿en qué piensas? – Preguntó Teresa impaciente ante la abstracción de Fredy en su pupitre.
-       Pienso en nuestra existencia, ¿en cómo la sociedad es incapaz de regularse sin medios restrictivos? – dejó caer la cuestión de forma vaga y dubitativa.
-       Deberías pensar más en la trigonometría. ¿Qué harás después de clase? –preguntó con interés.
-       Teresa, me llegaré al estudio para verificar unos expedientes que he sacado del registro jurídico. Son expedientes públicos debido a la antigüedad de los casos, y creo que puedo sacar de ahí un ensayo sobre la criminalidad sin albergar mácula ideológica.
-       Interesante, pues nos veremos mañana en clase. Procura no trasnochar que la próxima semana tenemos un parcial.
-       ¡No te preocupes! ¿Cuándo he suspendido yo un examen? – preguntó en tono humorístico.
-       Jajajajaja, pues ten cuidado porque siempre hay una primera vez para todo. Venga, ¡hasta mañana!
-       ¡Hasta mañana! – se despidió Fredy.

Al llegar al estudió desparramó todos los archivos sobre la mesa y se preparó un café mientras observaba desde su ventana el gozo de una bandera española hondeando con la brisa crepuscular. Aquello le recordó a su infancia, al momento en que su padre le ayudó a levantar la bandera de España sobre una astilla a la altura del tejado y como poco después las lágrimas brotaban briosas de la cuenca de sus ojos al observar como un individuo con cresta y ropa raída le propinaba una paliza que lo dejó hospitalizado hasta su muerte por tumor cerebral. En aquel momento Fredy recordó que las ideologías conducían al sectarismo y a la reducción de miras, y que ello podría conducir a una enfermedad mortal conocida como fanatismo. La polarización social solo conducía a pensamientos reduccionistas y orientados a concebirse como razón universal dentro de un mundo donde la única certeza era la incertidumbre. En aquel momento bajó la persiana del estudio y abrió su cama con intención de descansar ante un nuevo día. Fredy no lo sospechaba pero había dado con la solución a sus planteamientos.


domingo, 28 de enero de 2018

Tu nombre (Kimi no Na Wa)


Tu nombre (Kimi no Na Wa)

Debo reconocer que me encuentro emocionado y no solo porque una historia tan simple me llegue al corazón, sino porque su capacidad de ejercer la narrativa resulta natural y bien construida, cosa que no pasaba con antiguas producciones de CoMix Wave Films como “Los hijos del lobo” o “el jardín de las palabras”. Kimi no Na Wa se basa en la creación de Makoto Shinkai y ha sido distribuida en Europa por Funianimation. Tras llevarse la ovación en el cine japonés ha tenido un presente brillante en su distribución occidental gracias en parte al testigo de Studio Ghibli, y en parte a la calidad de su producción.



·         Personajes y contexto.

Una de las mejores bazas de su éxito se encuentra en la construcción de sus personajes, no por su complejidad sino por su empatía y cercanía al espectador. El día a día de los protagonistas, Taki Tachibana y Miyamizu Mitsuha, nos sitúa ante el mundo de la adolescencia y la futura salida al mundo adulto y profesional. En su diario se mezclan ciertas tradiciones del folklore japonés y rural en contraposición a la vida urbana y globalizada de Tokyo.

En relación a ellos el resto de personajes sirven para hacer alusión crítica a las complejidades de la vida rural con personajes que aspiran a lograr grandes pretensiones fuera de su localidad, las tradiciones culturales (mitología sintoísta), tramas políticas, ciertas discrepancias sociales, la importancia del apoyo y la amistad y los problemas derivados de las críticas dentro de una pequeña localidad. En el tema de Tokyo se hace alusión a los problemas de acceso al mundo laboral, las exigencias académicas, la superficialidad en las relaciones sociales, las banalidades del ocio y la necesidad de buscar tu propia identidad en un mundo con millones de interrelaciones sociales.



·         Trama.

La trama, sin spoiler, se sitúa en un impás de tiempo entre los protagonistas, y donde los hilos del destino los moverán para evitar una catástrofe que podría terminar con cientos de muertos. Los sucesos se esparcen y desarrollan a la vez que los protagonistas adquieren consciencia de la realidad del otro, para finalmente hilar una historia de amor en el que dos almas buscan un sino común.

·         Análisis audiovisual.

La calidad de dibujado es espectacular, con paisajes de gran detalle y mimo, y un cromatismo obtuso que imita a la realidad en algunos de sus compases. Se siente de esta forma un producto con fotogramas muy cuidados que transmiten al espectador una inmersión clara desde el primer minuto de visionado. Las escenas donde se centran en recrear paisajes y fenómenos naturales como lo crepusculino son simplemente impresionantes.


Las canciones van acorde a reflejar los sentimientos de los protagonistas, el sonido ambiental es bueno, las voces japonesas disponen de una gran personalidad y en el caso del doblaje al castellano encontramos en esta producción un gran nivel de esfuerzo a la hora de constituir la personalidad de los personajes según las exigencias del guion.



·         Trasfondo.

La narrativa de esta película tiende al trasfondo sintoísta de la creencia de que las almas humanas están conectadas a un hilo del destino en el que el tiempo te hará encontrar con aquella persona que pudieras considerar tu alma gemela. Fuera de la filosofía oriental, en occidente también se ha concebido esta idea de que las personas están interconectadas por sus almas gemelas, y estas siempre vagan por el mundo hasta encontrarse vida tras vida. En este aspecto el tiempo y el espacio pierden sus facultades, y solo el destino es capaz de hilar o deshilar.



·         Conclusiones.

Tu nombre, es una película que tiene múltiples elementos de análisis y en la que se puede conocer parte del pensamiento actual japonés y su dicotomía entre un ámbito rural más apegado a las tradiciones folclóricas japonesas y un ámbito urbano fruto del globalismo. Más allá de nuestras percepciones asistimos a un romance que me ha recordado en gran medida a la película de “Mr. Nobody”, y que transmite la sensación de que por mucho que avancemos necesitamos y requerimos las fuerzas de la naturaleza pues nuestras almas están a su merced. En síntesis, he disfrutado mucho con su visionado y la próxima parada serán las producciones de Studio Ponoc (creado por antiguos miembros de Studio Ghibli).



Calificación:   ****